Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sacrificio al servicio del grupo

Impossible is nothing. Eso debe pensar Eslovenia al ver su nombre entre las 32 mejores selecciones del mundo. Superada una fase de grupos temible, quiere seguir haciendo historia.
En su camino a Sudáfrica ha eliminado a equipos contrastados como Polonia y la República Checa en la fase de grupos. Solo superada por Eslovaquia, la pequeña Eslovenia, de apenas dos millones de habitantes, se vio abocada a la repesca. Fue entonces cuando la gesta alcanzó cotas milagrosas. Un país como Rusia de 144 millones de habitantes caía eliminado ante el sorprendente equipo de Matjaz Kek.
Lejos de conformarse esta joven nación futbolística llega a Sudáfrica dispuesta a mejorar los registros de su única participación en una Copa del Mundo. No parece complicado. En Corea/Japón 2002, el equipo liderado por Srecko Katanec acumuló tres derrotas en tres partidos.
Ocho años más tarde Eslovenia llega como el gran tapado. Inglaterra es el claro favorito del Grupo C. Argelia y Estados Unidos tendrán que superar la férrea defensa eslovena si quieren clasificarse para los octavos de final. Sólo cuatro goles recibidos en diez choques en la fase de grupos la convierten en la zaga más consistente de Europa.
Una roca a la hora de defender
Matjaz Kek lo sabe y basa su fútbol en la fortaleza defensiva. Lo hizo en el Maribor al que hizo campeón de su país y lo repitió en las categorías inferiores del combinado nacional. Desde su llegada en 2007 el técnico ha ido superando retos y siempre con la fuerza del colectivo por encima de las individualidades.
En Eslovenia no hay cracks. Su jugador más conocido es el delantero del Colonia Milivoje Novakovic, autor de cinco goles en la competición preliminar. El guardameta Samir Handanovic y el capitán Robert Koren, un centrocampista ofensivo conforman la columna vertebral de una de las grandes sorpresas del Campeonato.