Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sainz asegura que ha aprendido a correr rápido y sin errores en el desierto

Carlos Sainz, primer español que gana el Rally Dakar en coches, considera que la clave de su victoria ha sido aprender "a correr rápido y sin errores en la arena del desierto" pero no supo decir si este triunfo es más importante que sus dos títulos mundiales en el Mundial de Rallys.
"Para ganar el Dakar", explicó, "lo primero que necesitas es un coche ganador. Lo he tenido este año con el Race Touareg y también lo tuve el año pasado, pero las circunstancias impidieron la victoria. Desde que empecé en los rallys campo a través en 2005 lo primero que tuve que aprender es a correr rápido y sin errores en la arena del desierto".
"El hecho de no haberme quedado atrapado en la arena en 2009 y en 2010 durante el Dakar demuestra que ya he aprendido", indicó en una entrevista difundida por Volkswagen.
Sobre la importancia de sus victorias, "El Matador" dijo que la elección no es fácil: "He ganado dos mundiales de Rallys y ahora el Dakar. Son disciplinas similares pero a la vez muy diferentes, las dos muy difíciles de ganar, pero una cosa es segura: el Dakar es una carrera de enorme importancia en el mundo del deporte, y ganarlo me hace sentirme muy orgulloso, sobre todo porque he ganado a mi manera, con el concepto que yo tengo del deporte".
Para Sainz en una competición como el Dakar es muy importante la paciencia. "Es una de las principales diferencias con los rallys de asfalto. Durante toda la carrera, en todas las etapas e incluso en el vivaque, tienes que tener mucha paciencia".
El piloto madrileño admite que pudo dar la impresión de que no le interesaba mucho ganar etapas, para no abrir recorrido, pero lo desmintió: "para ser sincero, hice todo lo que pude siempre, pero tuve mala suerte con el polvo y los pinchazos, y en la segunda semana, al tener el liderato, era muy importante cuidar del material pese a que mi compañero Nassetr Al-Attiyah se acercaba cada vez más asumiendo muchos riesgos".
Sainz destacó su excelente relación con su copiloto, Lucas Cruz, con quien se mantiene invicto. "Todo ha ido bien desde el principio. Ganamos en Brasil y el Oriente. Lucas hace un gran trabajo. Es un copiloto de primera clase y un gran navegante. Desde el punto de vista estratégico todo fue perfecto".
El español mantiene un alto nivel de motivación. "Siempre me digo: tienes que ganar por tu gente. Ganar es la mejor motivación. Todo el equipo está empeñado en la victoria y sólo puedes retribuir su dedicación dando siempre el máximo de tu esfuerzo.
"En la vida", añadió, "siempre necesitas retos por los que merece la pena vivir. Si consigues uno de estos objetivos, cumples un sueño".
Con respecto a sus nuevos retos, Sainz confesó que se había quitado un peso de encima al ganar el Dakar. "Tal vez Volkswagen entre en la Fórmula uno y eso sería en el mejor momento para mí", bromeó.