Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La adopción de Sandra Bullock de un bebé afroamericano siembra la polémica en EEUU

La adopción de un bebé por parte de Sandra Bullock y su todavía marido, Jesse James, está generando más de un debate en Estados Unidos. Las críticas versan sobre el origen afroamericano del niño y por su aparición en una revista en medio de las supuestas infidelidades del esposo. ¿La adopción de la actriz puede ser una estrategia para limpiar su imagen?
En otros foros se hacen eco de la posible relación entre las fotografías de Jesse James con apariencia nazi y la llegada de Louis a sus vidas, si bien James ha negado cualquier vinculación con posturas fascistas y el proceso de adopción se inició hace cuatro años, mucho antes de los escándalos que afectan a la pareja.
A mediados de marzo, varias mujeres comentaron públicamente que fueron amantes de James y, aunque él nunca ha confirmado la veracidad de las acusaciones, Bullock abandonó el domicilio y decidió separarse de su marido, con el que se casó en 2005.
Una encuesta planteada a los lectores de la web Clutch sobre el oportunismo de la presentación en sociedad de Louis Bardo Bullock sirvió para constatar que, si bien la gente está a favor de la adopción, considera que "el momento en el que salió a la luz es sospechoso".
Hay quien vinculó la imagen de Bullock con su bebé con la historia de la película "The Blind Side", por la que ganó el Óscar este año, en la que la actriz interpreta a una mujer que acoge en su familia a un joven afroamericano de origen humilde.
A pesar del divorcio, Bullock tiene intención de seguir manteniendo relación con James, en especial por los hijos de quien es aún su marido, a los que trataba como su madre.
La pareja, por otra parte, ha puesto a la venta su vivienda en una playa de Los Ángeles valorada en 6 millones de dólares.
Desde la página web Black Voices califican esta situación de "caso curioso", aseguran que el hecho de que adopte a un niño de color, como Madonna o Angelina Jolie, provoca "preguntas y sospechas" y se cuestionan "por qué quieren a un bebé negro en lugar de uno blanco, cuando hay también (blancos) en adopción".
La semana pasada, la revistaPeople mostró por primera vez a Sandra Bullock con su nuevo bebé, un reportaje que para algunos ha sido una estrategia de relaciones públicas.