Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad negocia la devolución del excedente de vacunas ante el bajo índice de vacunación

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, ha confirmado que su ministerio "está hablando con las farmacéuticas" para devolver las vacunas contra la gripe A que sobren después del invierno. El primer estudio sobre la gripe A, realizado por el Observatorio Sanitario del Consejo General de Enfermería de España, revela que el 47,4% de la población de riesgo no tiene intención de vacunarse, y casi el 67% de este colectivo asegura estar poco o nada preocupado respecto a la enfermedad.
"Los contratos firmados con las farmacéuticas a las que se adquirieron las vacunas (GlaxoSmithKline, Novartis y Sanofi Pasteur) incluían cláusulas que permitían devolver las vacunas que no se utilizaran, bien a las propias empresas para que las distribuyan a otros países o para enviarlas al canal de cooperación", ha explicado la ministra de Sanidad.
 Trinidad Jiménez ha asegurado que "el ministerio tiene varias estrategias para dar un uso eficiente a la compra que hizo" (27 millones de dosis), y "en ningún caso va a haber un 'stock' acumulado que indique que ha habido un uso inadecuado de las vacunas".
En este sentido, la ministra apuntó que la baja tasa de vacunación, que no llega al 20 por ciento entre las personas pertenecientes a grupos de riesgo, puede estar motivada por un "efecto rebote", en el que se ha pasado del alarmismo y la urgencia por vacunarse, a una "preocupación relativa".
De los datos obtenidos por el Observatorio Sanitario del Consejo General de Enfermería se deduce que existe cierta "desidia o falta de preocupación" hacia la enfermedad.
Y es que más de la mitad de la población general considera la gripe A como una enfermedad leve o muy leve (53,4%), frente a un 36% que la considera grave o muy grave. En este sentido, el 86'4 % de la población está poco o nada preocupada por la enfermedad.