Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La compañía alemana Sasha Waltz & Guest actúa por primera vez en el Teatro Real

La compañía alemana de danza Sasha Waltz & Guests se presentará por primera vez en el Teatro Real la próxima semana para ofrecer cuatro funciones con un programa compuesto por tres coreografías creadas y seleccionadas de su repertorio. En las funciones, que se celebrarán entre los días 9 y 12 de marzo, la compañía contará con la participación de la Orquesta Titular del Teatro Real, bajo la dirección musical de Titus Engel.
El espectáculo comienza con 'La siesta de un fauno (L'Après-midi d'un faune)', de Claude Debussy, y una escena de Romeo y Julieta, de Hector Berlioz, para dar paso a 'Consagración (Sacre)', una nueva versión de la 'Consagración de la primavera', de Igor Stravinsky, estrenada por la compañía el pasado 2013.
Para la el poema sinfónico de Debussy, 'Preludio a la siesta de un fauno', Waltz dibuja, según el Teatro Real, "un conjunto de movimientos lentos y sutiles, con intercambios explosivos", enmarcados en una puesta en escena diseñada por Giom/Guillaume Bruère, responsable también del vestuario.
'Escena de amor, Scène d'amour', es un fragmento de larga duración de Romeo y Julieta, de Hector Berlioz, en el que el "dúo de jóvenes amantes representa su amor con ternura, sin melodrama, a través de gestos suaves fuertemente apoyados en la música"
.
La intensidad coreográfica cambia con la entrada en escena de 'Consagración, Sacre', de Igor Stravinsky. Sasha&Waltz recibió el encargo del Teatro Mariinski de San Petersburgo de crear una nueva coreografía para esta obra modernita, cuyo estreno tuvo lugar en 2013.
La creadora berlinesa siempre se ha mostrado interesada en los mitos arcaicos y los ritos que conjuran el poder y el orden de la naturaleza. Según ha explicado la compañía "la música de Stravisnky, cargada de tensión, sonidos enfatizados y repetición constante de motivos musicales da la oportunidad de reflejar la estructura cíclica de la naturaleza, consiguiendo una recreación audaz e hipnótica, con movimientos que explotan en medio de la calma que culminan en una frenética danza ritual en la que el individuo se sacrifica por el bien de la comunidad"..
Para el diseño de la producción Sasha Waltz ha contado una vez más con sus colaboradores Bernd Skodzig (vestuario), Pia Maier Schriever (escenografía) y Thilo Reuther (iluminación).