Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sedigás ve "un gran avance" contra la desindustrialización en los nuevos objetivos de la UE

La Asociación Española del Gas (Sedigás) considera que la propuesta diseñada por la Comisión Europea acerca de los nuevos objetivos comunitarios para 2030 en eficiencia energética, renovables y reducción de emisiones supone "un gran avance" contra la desindustrialización, afirmó a Europa Press la directora general de esta asociación, Marta Margarit.
"No nos podemos desindustrializar", señaló Margarit, después de destacar que en los nuevos objetivos se han conjugado las exigencias de sostenibilidad ambiental con la competitividad de las empresas y la adopción de medidas económicamente viables.
"Por primera vez se ha tenido en cuenta, de forma explícita, la situación financiera y económica europea, y nos alegramos por eso", indicó la directora general de la asociación. "En los objetivos 20-20-20 para 2020 ni siquiera se contemplaban estos aspectos", añadió.
La nueva propuesta, que debe ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, incluye un recorte del 40% en las emisiones de gases contaminantes en 2030 con respecto a los niveles de 1999, así como un peso de las renovables del 27% en el consumo final de energía. Sobre eficiencia no hay objetivos, porque se confía en los ya incluidos en las directivas de 2011.
Sedigás destaca que mientras que en la reducción de emisiones sí habrá objetivos por países, esto no se producirá en la introducción de renovables, ya que se parte de la idea de que la "inercia" de la estrategia para 2020 permitirá alcanzar el objetivo para 2030.
La existencia de un objetivo individual por países en renovables para 2020, del 20% para España, hizo que estas tecnologías se instalasen "muy rápido" y "desplazasen" a otras con alta eficiencia y capacidad de 'backup' para el sistema, como es el caso de los ciclos combinados, señaló Sedigás.
En cuanto a los nuevos "certificados blancos" de eficiencia que prepara el Gobierno, la asociación se decanta por que la metodología sea "muy concreta" para que pueda aplicarse con éxito.
En el ámbito de la reducción de emisiones, Sedigás se muestra partidaria de que no solo se aborden los sectores "no difusos", como la industria o la producción de electricidad, sino también los "difusos", como es el caso del transporte o de los edificios.
La asociación sostiene que el cambio de una caldera de gasóleo por otra de gas puede procurar un ahorro del 30% de la factura y de 450 euros en mantenimiento de un edificio de 50 viviendas. España cuenta con 2,8 millones de calderas de gasóleo, según sus cálculos.
Sedigás también apuesta por la expansión del gas en detrimento de la bombona de butano y por un mayor uso del gas natural licuado (GNL) en transporte marítimo y por carretera, donde se pueden obtener también ahorros del 30%.