Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Serbia quiere volar alto con sus 'águilas blancas'

Las Águilas blancas no pueden volver a fallar. Serbia participará por primera vez en una Copa del Mundo como país independiente y quiere llegar muy lejos de la mano de Radomir Antic, que dirige la selección desde 2008, tras el fracaso de Javier Clemente. Lejos de los éxitos de los años 60, aún bajo el paraguas de la Yugoslavia de Tito, Serbia pretende dar un puñetazo en la mesa.
Hace cuatro años (cuando aún competían como Serbia y Montenegro) llegaron como uno de los favoritos tras una brillante clasificación pero no estuvieron a la altura. Perdieron los tres partidos de la fase de grupos, encajaron 10 goles y sólo fueron capaces de anotar dos. Por tanto, este año, tendrán que emplearse a fondo para no caer a las primeras de cambio contra Alemania, Australia y Ghana.
La espina dorsal del equipo está formada por jugadores muy experimentados. En concreto, su gran baza está en la defensa, en la que destacan Nemanja Vidic, campeón de Europa con el Manchester United en 2008, Branislav Ivanovic (Chelsea) y Aleksandar Kolarov, carrilero del Lazio presuntamente pretendido por el Real Madrid. Quien no estará será el sevillista Ivica Dragutinovic.
Esta potencia les sirvió para clasificarse como primeros de grupo, por delante de Francia, que tuvo que conseguir su plaza en la repesca. Dominan el juego aéreo y son difíles de superar para sus rivales.
Pero Serbia también sabe atacar. Dejan Stankovic es el líder de un combinado en el que también destacan Milos Krasic (CSKA de Moscú) y Milan Jovanovic (Standard de Lieja), la revelación del año en Europa. El ariete valencianista Nicola Zigic también ofrece alternativas si el juego se embotella, lo que afila aún más el estilete serbio.
La experiencia de Antic (entrenó al Real Madrid, al Barcelona y al Atletico del doblete) también jugará a su favor. Precisamente, el técnico afirma que si su equipo lograr superar la fase de grupos en el Mundial de Suráfrica puede "ir muy lejos". "Todos en el Grupo D llegamos como ganadores de las clasificaciones y eso dice mucho de la calidad. No tenemos imperativos, pero esperamos pasar el grupo y entrar en el segundo ciclo. Entonces, todos los pronósticos se caen y desde allí se puede ir muy lejos", dijo Antic.