Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"En Singapur me jugué la vida como en cualquier otro circuito"

Fernando Alonso compareció ante los medios de comunicación a su llegada a Singapur, el escenario del último gran escándalo de la Fórmula 1. El español volvió a dejar claro que nunca supo nada de la conspiración, "si alguien piensa otra cosa que lea el veredicto de la FIA" y defendió la victoria en el primer Gran Premio nocturno de la historia, a pesar de las trampas de Piquet y Symonds: "Mi triunfo de 2008 vale igual que cualquier otro".
Alonso aguantó con estoicidad las preguntas de la prensa en Singapur, sobre todo de la británica, que le inquirió sobre su papel en todo el escándalo de estos días atrás. El español fue rotundo: "Si alguien piensa otra cosa le recomiendo que lea el veredicto de la FIA. Está todo bastante claro. Y si no lo entiende es porque tiene un problema de comprensión. Fui a París para colaborar con la FIA y ayudarles en la investigación, y estoy feliz de que quedara claro que no estuve implicado en el incidente y no tuve nada que ver".
En la comparecencia salió a relucir el escándalo de espionaje de 2007 en McLaren, cuando Alonso estaba en el equipo y fue preguntado por cómo le influía haber estado implicado en escándalos en los últimos tiempos. De nuevo rotundidad en la respuesta por parte del español: "En nada. El año pasado no estuve implicado en nada y en 2007 sólo colaboré con la FIA. No estuve implicado, tuve que hacerlo como poseedor de la superlicencia".
Sobre el valor del triunfo en 2008 tras destaparse el escándalo, Alonso también fue claro. Vale igual que cualquier otro: "No ha perdido valor porque nunca puedes decidir una carrera que son más de 60 vueltas en la doce o trece. Puede pasar de todo".
"La tengo en una consideración altísima, gané la primera carrera nocturna de la historia. Y por muchas cosas, aparte de por el incidente, por los fallos de los demás, porque íbamos más rápido que nadie, por no cometer ningún error. Nadie puede ganar o perder una carrera gracias a otra cosa, hay que acabarla bien. La carrera tiene el mismo valor que cualquier otra y me jugué la vida como en cualquier otro circuito", se defiende el asturiano.
JNP