Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sitges 2014: Jaume Balagueró zanja la saga [REC] con Apocalipsis

El director de cine Jaume Balagueró ha zanjado este viernes la saga cinematográfica '[REC]' con la presentación de '[REC 4] Apocalipsis' en el 47 Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya en Sitges (Barcelona), donde ha explicado que trabaja en otra película de terror "muy especial, muy extrema" y en un thriller que nada tiene que ver con este género.
En rueda de prensa en el festival de Sitges --cuyo patrocinador principal es Gas Natural Fenosa--, Balagueró ha descartado que él vaya a dirigir una nueva entrega de esta saga, aunque ha dejado la puerta abierta a que otros tomen el relevo.
Pese a que la película deja un final abierto, ha sido tajante al afirmar: "No lo dejamos abierto para que siga, porque no seguirá", y ha añadido que si existe esa sensación al final del filme es para que el espectador se vaya a su casa con la cabeza llena de ideas, y para adaptarse a este género, que se caracteriza por no tener nunca finales contundentes, ha dicho.
Para Balagueró, el cierre de esta saga ha supuesto poner fin a siete años muy intensos de trabajo junto a Paco Plaza, un tiempo que ha sido para ellos un bonito viaje de gran repercusión en sus carreras: "Le debemos infinito a estas películas".
En el filme, que comienza justo al término de [REC 2]', la reportera Ángela Vidal (Manuela Velasco) es la única superviviente de la terrible infección y es evacuada del edificio y, cuando por fin la situación parece estar controlada, el caos vuelve a desatarse y la semilla del mal renace adoptando nuevas y terribles formas.
EL FOUND FOOTAGE, ATRÁS
Un cambio importante en esta entrega ha sido el abandono del sistema 'found footage' --de cámara al hombro--, que sí ha estado presente en los anteriores filmes, dando paso a una narrativa más convencional de rodaje de planos y contraplanos para su postproducción, "lo que cambia mucho el concepto", ha contado Balagueró.
"Cuando se hizo la primera, aquello que era novedoso, original y rompedor, ahora es algo ya agotado.
"Hay miles de películas rodadas así y no queríamos entrar ahí", ha defendido el cineasta, que ha apostado por la reinvención y la oferta de un espectáculo distinto fiel a sus principios.
Ha argumentado que esta película es diferente a las demás porque lo que le motiva de hacerla es reinventarse, siempre siendo fiel al espíritu y a la línea argumental: "Ahora miro la saga completa y claramente no tiene nada que ver una con otra".
Para la protagonista, Manuela Velasco, han cambiado muchas cosas en esta entrega, empezando por que hace ocho años de que se empezó a rodar la primera --en octubre de 2006--: "Han pasado ocho años en mi vida y algunas horas en la película", aunque ha apuntado que en esas horas la protagonista ha hecho un viaje al infierno, lo que puede justificar en su rostro el paso del tiempo.
También ha incidido en el tipo de rodaje: "A mí me ha resultado más difícil y menos divertido porque esto era cortar y volver a empezar, lo otro era más instintivo".
"Este encuentro en Sitges me parece maravilloso porque aquí empezó todo, nos hemos encontrado con muchísimos recuerdos y cómo empezó el proyecto sin ninguna expectativa", ha dicho la artista, preocupada por no defraudar al público.
Todo ello pese a las dificultades del rodaje en un barco pesquero ruso industrial "terrible y muy desagradable", todo un reto para el equipo de rodaje, que ha definido el entorno como un espacio incómodo, estrecho y opresivo donde lo han pasado muy mal.
La película cuenta también con los actores Ismael Fritschi y Paco Manzanedo, en una producción de Julio Fernández para Filmax que cuenta con la participación de TVE y Canal+ y la colaboración de Televisió de Catalunya; y el lugar elegido para su estreno mundial fue el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) el 9 de septiembre.