Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sotheby's subasta el contenido de la villa de Versace en el lago de Como

El contenido de la villa que el fallecido diseñador Gianni Versace tenía junto al lago de Como, norte de Italia, puede alcanzar los dos millones de libras (unos 2,7 millones de dólares) cuando sea subastado el próximo día 18 en la casa Sotheby's de Londres.
"Villa Fontanelle", del siglo XIX, fue decorada en estilo neoclásico, con especial atención a cada detalle, como muestra Sotheby's, que ha recreado en sus salas la mansión italiana.
Durante veinte años, esta fue la residencia favorita del diseñador, que solía pasar los fines de semana e invitaba a personalidades famosas, entre ellas la fallecida Diana de Gales y los cantantes Madonna, Sting y Elton John.
Sotheby's subastará 550 lotes de la vivienda, entre ellos alfombras, cuadros, esculturas, camas, muebles y pinturas.
Entre los objetos más destacados figuran dos pugilistas a tamaño natural de Antonio Canova, que saldrán a la venta a un precio estimado de 20.000 libras (unos 27.500 dólares)
"Esta es la última oportunidad de entrar en el mundo de Versace y comprar algo de una colección que es representativa de su estilo", señaló el vicepresidente del área europea de Sotheby's, Mario Tavella.
Versace era propietario de varias viviendas en distintas partes del mundo, pero Villa Fontanella era para descansar.
Sobre la residencia, el diseñador llegó a decir: "Es la casa que realmente me pertenece, que refleja la imagen de todo lo que soy, para mejor o peor".
Las viviendas de Versace en EEUU fueron vendidas después de su muerte, pero su familia se quedó con Fontanella.
El año pasado la villa fue comprada por el magnate Arkady Novikov, pero como éste sólo quería algunas piezas de la propiedad, la familia optó por ponerlas todas juntas a la venta.
La familia "quería que (las piezas) se presentasen juntas al público, no mutilarlas", afirmó Tavella.