Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Subasta su esperma entre parejas de lesbianas

Alexander Kandiloros, en la imagen con la que acompañó el anuncio de la subasta. Foto: The Localtelecinco.es
Un joven sueco de de 26 años ha encontrado un nicho de mercado en el que hacer negocio al límite de la legalidad. Su oferta es su esperma, y sus clientes potenciales son todas aquellas parejas de lesbianas que se les hayan acabado las oportunidades de ser madres a través de la inseminación artificial. Subastaba sus servicios por Internet.
Cada pareja puede intentar un embarazo en seis ocasiones, y esta pareja pensó que si la inseminación hasta ahora no funcionaba, podían utilizar el resto de la asignación con Kandiloros. El tribunal, sin embargo, les ha negado la oportunidad: los seis tratamientos deben utilizarse con la misma pareja.
 
Kandiloros, según explicó al periódico The Local, tuvo esta idea de negocio después de que el Tribunal de Apelación sueco dictaminara que una pareja de lesbianas no podían volver a intentar ser madres. A la más joven de las dos mujeres, de 39 años, se le negó el derecho a la inseminación artificial después de tres intentos fallidos. Si no se quedaban embarazadas antes de los 40, ya no tienen derecho a criar a un niño.
Kandiloros, no obstante, no ha querido aceptar la derrota y, según relata en el anuncio, “irá a la casa del mejor postor después de que esa persona le haya dado cuenta de cuando está en su punto más fértil para la relación sexual”. En cuanto la web Tradera averiguó que era lo que se ofertaba eliminó el anuncio, pero hasta entonces Kandiloros recibió suculentas ofertas. IM