Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susan Boyle, derrotada pero con la vida resuelta

Susan Boyle, cantando en la final de BGT. Foto: itv.comtelecinco.es
Derrotada pero, desde luego, no arruinada. Después de perder las 100.000 libras del 'Operación Triunfo' británico al quedar segunda detrás del grupo de bailarines callejeros 'Diversity', Susan Boyle ha firmado ya millonarios acuerdos con casas discográficas para grabar y para realizar una gira por el Reino Unido y por Estados Unidos.
"Ganaron los mejores", manifestó Boyle tras ver cómo el publicó se decantaba por los bailarines. Deportivamente, deseó "lo mejor a los ganadores" al final del concurso que tuvo una audiencia millonaria.
Una audiencia que permitido mostrar la capacidad de la televisión e Internet para cambiar la vida de las personas. Un poder del que la escocesa Boyle es un ejemplo claro.
De parada a estrella
De ser una desempleada que vivía con su gato en una pequeña localidad de Escocia, donde empleaba su tiempo entre la iglesia como voluntaria y de vez en cuando deslumbraba a los parroquianos del karaoke local, Boyle ha pasado a ser un gran fenómeno mediático.
Fue un gran éxito de los responsables del programa 'Britain's got talent', que desde la primera gala supieron vender el encanto de esta mujer poco agraciada -se le apodó "el ángel peludo"-, pero con una voz prodigiosa.
Fue ensalzada por la poderosa prensa sensacionalista británica, que explotó su imagen de "segundona" convertida en famosa y que posteriormente difundió todo tipo de rumores e informaciones acerca de Boyle, como sus supuestos arranques de ira cuando el jurado aplaudía otras actuaciones o una presunta agresión a un periodista.
La presión mediática le pasó factura y los responsables del programa tuvieron que apartarla de los "flashes" y de la atención pública, después de que amenazara con abandonar el concurso.
Estas informaciones, afirman los medios, fueron las que finalmente retiraron a Boyle el favor de los oyentes que votaron el ganador de "Britain's got talent" en beneficio de 'Diversity'.
Así lo constataron también las casas de apuestas, que en los días previos a la gran final vieron como la victoria de Susan Boyle empezaba a pagarse a un precio más alto. Un portavoz de la casa de apuestas William Hill dijo a la agencia PA que la derrota de Boyle "es el revés más grande que recordamos en lo que se refiere a los concursos de televisión".