Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tatuada de famosos

"Si engordase un poco tendría más sitio en mi cuerpo para más tatuajes", se lamenta Zoe Wade, estudiante inglesa de 27 años, y peculiar cazadora de autógrafos. Cada firma de sus ídolos le cuesta 300 libras para tatuárselo en el mismo lugar donde el famoso le dejó su estampa. Angelina Jolie, Celine Dion, Kylie Minogue y Penélope Cruz forman parte de esta álbum de firmas viviente.
De momento, ningún famoso se ha negado a contribuir a su aumentar su colección. No por eso, Zoe explica que tiene que ser selectiva a la hora de escoger quién firma su cuerpo. El conocer a una gran estrella -y que le estampe su firma- le resulta emocionante.
Empezó su colección hace seis años y por ahora, ya tiene 13 nombres que le acompañarán de por vida. A los nueve años empezó con la caza de autógrafos, pero se pasó a los tatuajes cuando conoció a la cantante de Blondie, Debbie Harry, en 2003. "Había tanta gente esperando por un autógrafo, que le pedí que me firmase mi brazo. Me dijo que era una idea genial".
Miles de libras se ha gastado Zoe Wade en viajes y desplazamiento, y horas esperando a la entrada de fiestas para gente vip y estrenos de películas. Su espera de 12 horas bajo la lluvia en el recinto donde tuvieron lugar los Brit Awards recientemente no ha sido en valde: consiguió la firma del cantante Lionel Richie, y padre de Nicole Richie, y del guitarrista de U2, The Edge.
El que más se distingue de todos los tatuajes es el de Kylie Minogue, en rosa: "es mi homenaje al cáncer de mama". Zoe, por el momento, no se plantea finiquitar su colección: "Los tatuajes son adictivos. Me encanta no saber cuál será el próximo en firmarme. Ojalá fuese Tina Turner, es una leyenda viva".