Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tosar encarna justicia poética contra la corrupción en 'Cien años de perdón':"A Rita Barberá no le gustará la promoción"

Daniel Calparsoro dirige este filme de suspense sobre un robo en un banco que se estrena en cines el próximo 4 de marzo
"A Rita Barberá no le gustará la promoción de 'Cien años de perdón'", ha asegurado el actor Luis Tosar, que protagoniza junto al argentino Rodrigo de la Serna este filme, dirigido por Daniel Calparsoro, que llega a las salas de cine españolas el próximo 4 de marzo.
Según ha señalado el actor en declaraciones a un grupo reducido de medios, le produce "placer" que el estreno de esta cinta coincida con la actualidad política, en la que se están viendo detenciones de representantes políticos relacionados con casos de corrupción.
'Cien años de perdón' se desarrolla durante una mañana lluviosa, en la que seis hombres armados asaltan la sede central de un banco en Valencia. Lo que iba a ser un robo limpio y fácil pronto se complica cuando la directora de la sucursal desvela un secreto oculto en una de las cajas de seguridad que pone en jaque al Gobierno del país.
Tosar cree que en esta película se produce "algo catártico, de justicia poética", puesto que el espectador comprobará que también se puede hacer daño a los poderosos, pero también puede crear cierto desasosiego. "Si te fías de la ficción todo es inquietante", ha dicho.
El actor describe a Calparsoro como un "gran director, noble, rudo como buen vasco, claro, conciso y muy buen trabajador, que imprime energía en todos los rodajes". "Es una película redonda, con un ritmo y un tempo exquisitos", ha dicho.
Tosar, nominado en la reciente edición de los Premios Goya a Mejor Actor por su trabajo en 'El desconocido', repite género en esta película. "No me ofrecen comedia y lo que me llega no es bueno", ha confesado el intérprete, quien este año tiene también pendiente en estreno de 'Toro', de Kike Maíllo.
DANIEL CALPARSORO
Daniel Calparsoro ha dirigido una película en un terreno que conoce bien y en el que se siente cómodo, tal y como ha señalado a varios medios este jueves. Alejandro Amenábar "abrió" ese camino con 'Tesis' y actualmente goza de "buena salud", a pesar de los problemas financieros. Eso sí, reconoce que actualmente es más fácil conseguir financiación exterior. En su caso, 'Cien años de perdón' cuenta con inversión de Francia y Argentina.
Aunque la corrupción y los escándalos bancarios son el escenario en el que se teje la trama de esta película, Calparsoro prefiere pensar en ella como un filme coral de personajes en el que cobran protagonismo referencias cinematográficas como 'Tarde de perros'.
"Queremos mostrar un retrato de la sociedad española, algo liberador para el espectador, desde un punto de vista gamberro y canalla", ha explicado el cineasta, que en su cinematografía cuenta con películas de suspense y acción como 'Guerreros' (2002), 'Invasor' (2012) o 'Combustión' (2013).
HAY QUE MIRAR MÁS A LATINOAMÉRICA Y MENOS A EUROPA
Tosar y Rodrigo de la Serna coinciden en que existen "puentes" entre Latinoamérica y España que deberían potenciarse, aunque reconocen que hay coproducciones con repartos forzados. "Somos millones de hispanohablantes, esta podría ser una cinematografía grande", ha dicho Tosar, quien reconoce que en España la industria está "dormida".
"Hay que mirar más hacia Latinoamérica y menos a Europa, no tenemos nada que ver con ellos y nos miran como si fuéramos africanos. Estamos empeñados en que nos reconozcan pero solo somos playas para ellos", ha destacado Tosar.
En cuanto al estado de salud del cine español, el intérprete español cree que a partir de las cifras de 'Ocho apellidos vascos' la gente se volvió "loca" y se pensó que todo el mundo podía facturar también "54 millones de euros". Por ello, aunque reconoce que se ha ganado mucho público en el cine nacional pide "prudencia". En este sentido, reconoce que no comprende al público español y aplaude que el cine de género hecho en casa gane terreno en la taquilla nacional.