Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tristeza e indignación entre los toreros

Los toreros españoles se mostraron este miércoles tristes e indignados por la prohibición de las corridas aprobada por el Parlamento regional de Cataluña y que se hará efectiva el 1 de enero de 2012.
Uno de los referentes más importantes que ha tenido el toreo, Manuel Benítez "El Cordobés", recibió la noticia con amargura, "hasta con ganas de llorar, porque es una pena que destruyan lo que funciona", según señaló a Efe.
Benítez, ídolo de multitudes mientras estuvo en activo, lamentó además el daño que esta prohibición va a causar entre las familias que "se ganan la vida muy honradamente".
"Tanto como nos ha costado llegar hasta aquí, tanto como disfrutamos todos, profesionales y público, y la que nos están formando. Qué lástima -se lamentó el veterano torero-, no lo entiendo".
Por su parte, uno de los máximos exponentes del torero actual, Enrique Ponce, reaccionó con "gran indignación e impotencia por lo ocurrido", según una nota del gabinete de prensa del diestro valenciano.
Ponce consideró que la prohibición es "una coacción a la libertad de los seres humanos precisamente por quienes hace 40 años abogaban por ella".
Y contiene un "trasfondo político maquiavélico por parte del nacionalismo catalán, que con esta acción gana una batalla a España, cargándose la seña de identidad de nuestro país. Están atentando contra la cultura, la tradición y la historia de nuestro país".
Al respecto insistió en que "es muy triste que se use la política para estos fines". Y que se ponga "a 'la Fiesta' como víctima de un fin político nacionalista catalán".
Otro veterano, el torero retirado Pedro Gutiérrez "El Niño de la Capea", consideró que la prohibición en Cataluña es "una puñalada a la libertad y una afrenta inaudita contra la cultura".
Mientras que Manuel Jesús "El Cid", que el pasado domingo fue el triunfador de la corrida celebrada en la Plaza Monumental de Barcelona (capital de Cataluña), dijo haber sentido una "rabia tremenda" ante la decisión del Parlamento catalán.
"Cuando he conocido la noticia he sentido una rabia tremenda. Siento que aquí el toro es lo de menos, lo que menos preocupa en el fondo, sencillamente en este caso la fiesta ha sido utilizada por los nacionalistas catalanes como arma arrojadiza contra España", agregó.
En su opinión, la prohibición de los toros "es un paso atrás en el tiempo. Ha costado mucho trabajo ganar las libertades que hoy disfrutamos y creo que ahora no es tiempo de prohibir, sino de ganar en libertad".
Una reacción similar a la del apoderado (representante) catalán Salvador Boix, que dirige la carrera de José Tomás, el principal torero de las últimas décadas en España.
Boix ha expresado su "tristeza" por verse "excluido" de su "país", pero señaló que "ahora toca mirar para adelante. Las cosas que no tienen solución dejan de ser un problema".