Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tropas de EEUU servirán para escoltar entrega de alimentos, no para seguridad

Las tropas de Estados Unidos y Canadá que llegarán a Haití en los próximos días no patrullarán las calles ni se ocuparán de la seguridad, sino de escoltar las operaciones de distribución de alimentos, dijeron fuentes de la Misión de la ONU en Haití (MINUSTAH).
En una rueda de prensa, el general brasileño Floriano Peixoto, jefe del contingente militar de la MINUSTAH, aclaró que la distribución exacta de tareas será decidida con precisión en un "memorándum de entendimiento" que será firmado en los próximos días entre esa Misión y los gobiernos de ambos países norteamericanos.
"Los norteamericanos estarán encargándose de la ayuda humanitaria, y nosotros de la seguridad, lo que no significa que no estemos en condiciones de prestar también ayuda humanitaria", aclaró Peixoto.
Así pues, las tropas estadounidenses no estarán patrullando las calles de Puerto Príncipe, como algunos haitianos esperaban en los últimos días.
3.500 militares
La MINUSTAH cuenta con 3.500 militares de distintos contingentes solo en Puerto Príncipe, "y podríamos traer más si fuera necesario" del resto del país, y a ellos se añaden 2.000 agentes de policía, al mando del comisario jefe Gerardo Chaumont, argentino.
Chaumont aclaró que ha pedido "refuerzos suplementarios, pero necesitamos gente específica, con ciertas capacidades, como control de disturbios civiles, escoltas alimentarias, seguridad de bancos", etcétera.
Además, el Consejo de Seguridad de la ONU decidió hoy reforzar el contingente militar y policial de la misión en Haití con 3.500 agentes más durante seis meses, de los que 2.000 son soldados y el resto policías.
Por su parte, Edmond Mulet, jefe interino de la MINUSTAH, dejó claro que "no hay pillajes generalizados ni bandas que atacan ni controlan la ciudad, como algunos medios han estado difundiendo de forma irresponsable".
Una semana después del terremoto, la situación de Puerto Príncipe es pacífica, pese a la carencia de agua y comida en numerosos puntos de la población y a que hay cerca de un millón de personas sin techo. A.V.