Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE lleva a Colombia ante la OMC por discriminación en la importación de bebidas espirituosas

La Unión Europea ha solicitado este miércoles consultas con Colombia ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por la existencia de impuestos y regulación que discriminan la importación de bebidas espirituosas de la UE al país sudamericano, según ha informado en un comunicado.
En concreto, ha denunciado que se aplican mayores impuestos a las bebidas espirituosas europeas que a las marcas locales a través de del impuesto nacional al consumo pero también en el caso de tributos locales. Además, la UE ha criticado que las autoridades colombianas regionales imponen restricciones al acceso al mercado a estas bebidas europeas.
"Estas medidas aumentan el coste de los negocios en Colombia y pone a las bebidas espirituosas en una desventaja competitiva en el mercado colombiano", ha apuntado la UE, que además ha indicado que estos hechos suponen una violación de las obligaciones de no discriminación recogidas en las normas de la OMC.
De la misma forma, ha recordado que Colombia se comprometió a acabar con esta discriminación antes del 1 de agosto de 2015, en el marco del acuerdo de comercio con la UE que se aplica desde 2013. "Hoy, casi medio año después, la discriminación todavía persiste", subraya el comunicado, que además afirma que la UE ha elevado la cuestión en "numerosas ocasiones" en encuentros de la OMC y en discusiones en la OCDE.
La asociación de bebidas espirituosas europea SpiritsEUROPE ha celebrado esta decisión. "Se trata de demandar que Colombia cumpla con sus compromisos internacionales para respetar el principio de no discriminación tanto para impuestos como para prácticas regulatorias, y para asegurar un acceso al mercado que permita a las exportaciones europeas alcanzar su potencial", ha expresado el director general, Paul Skehan.
Además, Skehan ha asegurado que seguirá trabajando para conseguir una "resolución política rápida con las autoridades colombianas. "No solo permitiría asegurar el cumplimiento de las obligaciones de los tratados internacionales, si no que también permitiría a Colombia crear un mercado más transparente, reducir el comercio ilegal e incrementar los ingresos por impuestos", ha añadido.