Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UMU investiga el efecto de hojas de olivo y cítricos en el bienestar cognitivo

El Grupo de Neurociencia Clínica y Experimental (Nace-IMIB) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia (UMU) ha solicitado la colaboración de voluntarios mayores de 55 años para probar el efecto que tienen ingredientes naturales derivados de hojas de olivo y cítricos sobre el bienestar cognitivo de las personas.
Se trata de la 'Investigación industrial y desarrollo experimental de alimentos inteligentes' o 'SMARTFOOD', que pretende averiguar más sobre el bienestar cognitivo de las personas con edad avanzada y cómo preservarlo, según ha hecho saber la investigadora responsable del estudio, la doctora María-Trinidad Herrero, quien ha señalado que "el estudio está aprobado por el Comité de Ética de la Universidad de Murcia y que los datos de los participantes son procesados con garantías de confidencialidad".
Y es que la esperanza de vida continúa 'in crescendo' en las sociedades más industrializadas y el envejecimiento de la población es una de las grandes preocupaciones sociosanitarias del siglo XXI. El deterioro cognitivo constituye una de las lacras para mantener la calidad de vida durante el proceso de envejecimiento, destaca Herrero.
Es conocido que el estilo de vida y las pautas y costumbres nutricionales "son decisivas para mejorar", explica la investigadora. Por ello, en este estudio se analizará el efecto en el rendimiento cognitivo de un compuesto mixto de alimentos inteligentes con el fin de mantener y mejorar los procesos mentales durante la vida.
En el transcurso de este estudio, que se extenderá desde junio de 2016 hasta junio de 2018 (más otros dos años de análisis de resultados), al menos 160 voluntarios deberán consumir diariamente dos cápsulas que contienen ese compuesto mixto de alimentos con ingredientes inteligentes que "aumentarán" su capacidad cognitiva.
En concreto, las píldoras contienen agentes naturales antioxidantes y antiinflamatorios y sus efectos serán útiles para preservar la función cognitiva de sujetos de edad avanzada, según explica Herrero, quien lidera un equipo de investigación compuesto por diez profesionales con experiencia, entre ellos un neurólogo, una neurofisióloga, una psicóloga, una enfermera, farmacéuticos e informáticos.
El compuesto es "totalmente inocuo", sin ningún efectos secundarios ni a corto ni a largo plazo, y la forma de evaluación será no invasiva realizando unas tareas y tests cada seis meses, según ha informado la investigadora responsable del estudio, la doctora María-Trinidad Herrero.
De momento, el efecto beneficioso de estos alimentos inteligentes o 'Smartfood' ya se han probado en cultivos celulares y ratones, y el objetivo del grupo de investigación es comercializar las cápsulas, ya que su ingesta "no tiene efectos secundarios, al tratarse de productos naturales insiste la científica.
Las recogidas de información de cada sujeto se realizarán antes de comenzar el experimento (previo a la administración del compuesto) y durante los efectos del compuesto a lo largo de dos años, con la participación puntual de los sujetos cada seis meses.
Los voluntarios que deseen participar en el estudio tendrán que participar en una entrevista con una duración de 30 a 60 minutos y responder a test cognitivos (inocuos y no invasivos) que realizarán en un iPad durante una hora con la ayuda de los investigadores, aclara la investigadora.
Los tests cognitivos se repetirán cada seis meses. Mientras tanto, los voluntarios deberán tragar con agua, zumo, café o infusión dos cápsulas con la "formulación inteligente" todos los días durante dos años. Las cápsulas se proporcionarán de forma gratuita y los componentes "no tienen efectos secundarios y pueden mejorar la capacidad cognitiva", destaca.
En este sentido, Herrero garantiza que todo el estudio está basado en análisis en seres humanos y seguirá y se atendrá a la normativa vigente. En principio, insiste en que no hay riesgos "ni en la realización de la entrevista previa, ni en los tests cognitivos ni en la toma de las cápsulas".
"Cualquier voluntario podrá abandonar el estudio en el momento que lo desee, ya que no existe ningún compromiso de participación que obligue a los mismos a formar parte del proyecto por un determinado tiempo", concluye Herrero.