Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 350 madres con VIH han recibido leche maternizada gratuita para evitar la transmisión a sus bebés

Más de 350 madres con VIH han participado en el 'Proyecto Cortesía', una iniciativa que la Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla inició en 2011, por la que se entrega de forma gratuita leche maternizada a madres con VIH, para asegurar la alimentación adecuada y segura del recién nacido durante sus primeros seis meses de vida.
El doctor Luis Fernando López Cortés, creador de la iniciativa, junto al resto de responsables, han confirmado la continuidad del proyecto, esperando ampliar la red de hospitales que forman parte del proyecto y la asistencia a las madres. "El crecimiento de este proyecto ha sido progresivo y ha tenido una acogida cada vez mejor", ha afirmado López Cortés. 'Proyecto Cortesía' está avalado por GeSIDA y cuenta con la colaboración de la biofarmacéutica AbbVie.
Durante estos cuatro años, más de 50 hospitales pertenecientes a 11 Comunidades Autónomas han participado en esta iniciativa: Madrid, País Vasco, Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón, Navarra, Cantabria, Galicia y Asturias. Por provincias, la más participativa ha sido Madrid, liderando como centro el Hospital Clínico San Carlos, con 11 madres que han formado parte del 'Proyecto Cortesía'.
Respecto a las funciones de la iniciativa, los médicos de los Servicios de Enfermedades Infecciosas y de Pediatría son los responsables de detectar a las pacientes necesitadas de esta leche maternizada para sus recién nacidos. Los farmacéuticos de los Servicios de Farmacia Hospitalaria son los encargados de hacer su entrega a las pacientes, además del seguimiento, recomendaciones, detección y prevención de los problemas relacionados con los medicamentos, información y educación para la salud.
"Este proyecto completa el programa de prevención de la transmisión del virus madre-hijo. Las mujeres que reciben leche maternizada se sienten protegidas porque entienden que se atiende integralmente el proceso que garantiza la seguridad del recién nacido frente a la posibilidad de transmisión", ha explicado el doctor.