Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ver, comer, tocar: experiencias sensoriales

Los cangrejos pueden llegar a medir hasta dos metros. Foto: Araceli Infante Castellanostelecinco.es
En una habitación típica encontraremos sólo un somier hecho de hielo y un grueso colchón. Ni sábanas ni mesitas, ni cómodas, ni nada. Un saco y varias mantas. Los baños están fuera del edificio principal. Luces, las mínimas porque elevan mucho la tempertura. Y una recomendación: no dejar nada de ropa a la intemperie durante la noche. A la mañana siguiente estará totalmente helada.
Y de la cama a la mesa. En todo viaje es muy interesante la comida que nos da muchas pistas sobre la cultura y el país que estamos conociendo. La carne de reno está soprendentemente exquisita.La foca y la ballena, deliciosas, si se toman en un buen sitio.
También llama la atención el cangrejo gigante o cangrejo real. Fue el ingrediente fundamental del último concurso internacional de cocina Bocuse D,Or y ha sido premiado durante la feria de Fitur, de este año. Y no es extrañar teniendo en cuenta su calidad. Algunos pesan más de 15 kilos y miden hasta 2 metros. Se crian en Rusia y en esta zona de Noruega. Se necesita un equipo especial y bajar a varios metros de profundidad para cogerlos uno a uno.
Llegan hasta aquí a través de migraciones masivas. Se protegen entre ellos y recorren hasta 20 kilómetros al día. Su apareamiento es muy complicado, sobre todo para la hembra que tiene que cargar con el macho durante 4 semanas seguidas. Al final 500.000 huevos de los que solamente sobrevivirán un 2 por ciento. Es toda una exquisitez que no hay que perderse. Sólo una recomendación: Tómenlos hervidos, es la forma más fácil de apreciar su sabor.