Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Victoria histórica de Kubica

Robert Kubica. Foto: EFEtelecinco.es
Victoria histórica de Robert Kubica. La primera de su carrera con la que se coloca líder del mundial. Doblete de BMW tras el segundo puesto de Heidfeld. Coulthard fue tercero. Alonso abandonó tras un error cuando luchaba por la segunda plaza.
Canadá pasará a la historia como el Gran Premio en el que Robert Kubica se subió por primera vez a lo más alto cajón. Estaba destinado a lograrlo, a ser la alternativa al dominio de McLaren y Ferrari. Ante el menor rendimiento del Renault de Alonso, BMW ha emergido como el tercer aspirante, la opción que espera su oportunidad, siempre a rebufo, desde el inicio del campeonato.
El polaco, el primero en la Fórmula1, suma tres podios en 2008 y pasa, además, a liderar el Mundial. Aquí, en Canadá fue donde un año atrás casi se deja el pellejo en el camino en el accidente más espectacular de la competición en los últimos tiempos. La suerte le ha devuelto la moneda con el triunfo y el verse favorable en los factores de la carrera, tan accidentada como de costumbre. Hamilton se estrenó aquí el año pasado, con victoria y liderato, al igual que el de BMW. Casualidad o no, la fecha y el trazado aparecerán marcados en rojo en su calendario, al igual que en el de su equipo, que también se estrena en la categoría.
El doblete de la marca suizo-alemana fue el resultado de una carrera por eliminación con siete abandonos. El 'show' en América siempre está asegurado, y esta vez no iba a ser menos. Con la salida del primer safety-car, todos entraron a la vez en 'boxes' y ahí vino el primer esperpento. Con el semáforo en rojo y Raikkonen parado, Hamilton le embistió y ambos quedaron fuera de combate. El inglés lideraba la carrera y se vio superado en la parada. Vio el color del semáforo tarde y se acabó. A Rosberg le ocurrió lo mismo y ambos saldrán diez puestos más atrás de la clasificación que consigan en Francia como penalización.
BMW y Alonso pasaron a la cabeza de carrera. Kubica cogió pista libre y Heidfeld taponó al asturiano. Loco por adelantarle y tras varias coladas en la dichosa horquilla, la curva sucia y revirada que obligó a la organización a asfaltarla de nuevo, acabó en la cuneta tras un error de pilotaje, que reconoció al final, cuando marchaba tercero y su podio parecía asegurado.
Con los favoritos fuera, incluido Massa, que paró tres veces en el primer parcial de la carrera y llegó a ir último, el podio y los puntos se lo rifaron los de la parte media, los que no suelen aparecer en las apuestas. Coulthard dio el premio gordo a Red-Bull tras luchar contra sus maltrechos frenos. Primer podio de la temporada con su tercer puesto y seis puntos que sitúan a su equipo cuarto en el mundial de constructores. Glock también pescó en aguas revueltas, al igual que Barrichello y Vettel.
Massa acabó remontando y terminó cuarto. Carrerón del brasileño que protagonizó el adelantamiento de la jornada al pasar a Kovalainen y Barrichello en la misma curva, en la horquilla.
Francia, el 22 de junio, traerá la supuesta normalidad a la parrilla, sanciones aparte, y Raikkonen y Hamilton tendrán la posibilidad de recuperar el liderato del mundial. Hasta entonces, la gloria es para el nuevo fenómono de la Fórmula1.