Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Villarig pide el fin de la "improvisación" en renovables en su reelección al frente de APPA

Villarig, que lleva desde 2012 al frente de APPA, ha sido reelegido presidente por unanimidad por la asamblea general ordinaria de la asociación. El nuevo mandato será de cuatro años.
La Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA) ha reelegido como presidente a José Miguel Villarig Tomás, quien orientará la estrategia de la asociación hacia la reactivación del sector renovable y la mejora de las condiciones de las tecnologías 'verdes', para lo que reclama el fin de la "improvisación" y un pacto de Estado en materia energética.
En una nota, APPA asegura que el presidente de la asociación ha tenido que hacer frente en su anterior mandato a la peor etapa que las energías renovables han vivido desde su nacimiento, "fruto de la mala regulación de los últimos Gobiernos y, especialmente, de la moratoria renovable dictada en enero de 2012 y la posterior llamada reforma eléctrica" del Gobierno.
"Como las grandes damnificadas de la misma, las energías renovables han sufrido recortes en sus retribuciones previstas por valor de unos 2.000 millones de euros solo en 2015", afirma la asociación.
Al comentar esta etapa, el reelegido presidente de APPA ha calificado de "duros" los últimos años y se ha mostrado confiado en una mejora de la situación, al menos "en algunos puntos concretos".
"La situación actual del sector es fruto de años de una política energética marcada por la improvisación", afirmó ante la asamblea de la asociación, antes de describir la estrategia para los próximos años.
APPA se ha puesto como objetivo reclamar "la mejora de las condiciones del parque renovable instalado y la reactivación del sector renovable a corto plazo", así como exigir que "de una vez por todas se acabe con la incertidumbre política, se recupere la seguridad jurídica en el sector y se fije una rentabilidad razonable para toda la vida útil de las instalaciones".
SEÑALES FISCALES.
En lo referido a la fiscalidad, pide que se reduzca y se diseño en un marco sobre "el principio del que contamina paga", de modo que los impuestos no sean "simplemente recaudatorios" y se den "señales de lo que pretende fomentar".
Villarig también advirtió de que "si no se cambia drásticamente la política sobre el sector, España no cumplirá sus compromisos europeos e internacionales en materia de renovables y medioambiente".
Junto a esto, calificó de "necesario" un pacto de Estado sobre energía, que no quede en un acuerdo parlamentario, sino un verdadero compromiso perdurable en el tiempo. "Las renovables requieren planteamientos a largo plazo, no se puede estar cambiando la regulación y la legislación continuamente", afirmó.