Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Violencia y desesperación por algo que comer

Miles de personas esperaban en un centro de distribución de alimentos de la ONG estadounidense Eagles Wings Foundation, esperando por un poco de arroz. La gente se agolpaba contra las puertas del centro y, tras muchas días sin comer, el ambiente cada vez se hizo más tenso.
La desesperación y el hambre hicieron perder la razón a un grupo de hombres que decidieron abrirse paso a golpes. Armados con palos se abalanzaron sobre la multitud de haitianos que esperaba pacientemente por un poco de comida.
Los militares fueron incapaces de controlar la situación y la multitud invadió el almacén donde la organización guardaba los alimentos. La gente, desesperada, se ha llevado toda la comida que había, luchando unos con otros por las bolsas de arroz.
Los saqueos y la violencia han sido frecuentes desde que el pasado 12 de enero la tierra temblara en Haití. Peleas, disparos, robos y saqueos se han convertido en el día a día en las calles de Puerto Príncipe.
Niños y adultos se juegan al vida metiéndose entre los escombros para encontrar algo que llevarse a la boca y la ayuda humanitaria todavía llega a muy poca gente de los millones de damnificados que dejó el seísmo. BQM