Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vuelve Velvet

Velvet vuelve a abrir sus puertas al público el martes a las 22:30 en Antena 3 con los nuevos capítulos de la segunda temporada. Una serie que cuenta con estrellas como Paula Echevarría, Miguel Angel Silvestre, José Sacristán o Aitana Sanchez Gijón.
Las relaciones complicadas serán la tónica en las galerías. La de Clara y Mateo avanza por un camino que ninguno esperaba: la secretaria puede estar embarazada, y lo único que ambos tienen claro es que no están preparados para semejante desafío. Al mismo tiempo, dos nuevas parejas surgen en Velvet.
Por un lado, Blanca y Max son jefa y empleado de día y amantes de noche. Por el otro, Patricia y Enrique han iniciado un tórrido romance que todo el mundo ignora.
Amor, pasión, deseo y un gran secreto que puede cambiarlo todo. Isabel, la madre de Alberto sigue viva y, ayudada por Emilio, está dispuesta a todo por recuperar a su hijo cueste lo que cueste.
En el primer capítulo veremos Alberto que vuelve de su viaje de novios con Cristina con la ilusión de retomar nuevamente la dirección de su negocio, pero se encuentra con la sorpresa de que ahora es su cuñado Enrique quien controla las acciones de los Otegui, y por tanto las Galerías.
La guerra entre ambos no ha hecho más que comenzar. Por otro lado, Ana intenta olvidar a su antiguo amor y esta vez tendrá un aliciente que tal vez la ayude más de lo que cree. Carlos, el piloto que conoció el día de la boda de Alberto y Cristina, está dispuesto a que la joven costurera sea algo más que una simple chica a la que salvó de ser atropellada.
Por su parte, Blanca y Max deberán afrontar ese beso que la jefa del taller dio de forma inesperada al joven dependiente tras el enlace de los Srs. Márquez. En cuanto a las chicas, Luisa está decidida a quitarse el luto tras la muerte de su marido
y disfrutar de la vida, mientras que Rita se debate entre esperar a Pedro u olvidarle definitivamente refugiándose en los brazos de Adolfo.