Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yann Gozlan evoca en 'El hombre perfecto' "el peligroso abismo entre las expectativas y la realidad"

El cineasta francés Yann Gozlan dirige al célebre actor Pierre Niney en el thriller 'El hombre perfecto', una película que se estrena este viernes en los cines españoles y que narra el "peligroso abismo que existe entre las expectativas y la realidad".
La cinta cuenta la historia de Mathieu, un joven de 25 años con vocación de escritor que, sin embargo, no ha conseguido atraer la atención de ningún sello editorial, hasta el momento en el que decide enviar un manuscrito firmado con su nombre y perteneciente a un viejo solitario que acaba de morir.
Según ha explicado Gozlan durante una entrevista concedida a Europa Press, con motivo de su visita a España para presentar este filme, la historia parte de su intención de introducir al espectador en un universo "solar, desconocido y sexy", aunque con una historia de suspense "oscura".
Uno de los objetivos del cineasta era conseguir que el protagonista de esta historia resultase cercano al espectador. "El desafío era sentir la mayor empatía posible a pesar de lo que es capaz de cometer, más allá de sus límites morales, porque hay una ambigüedad en todo", ha explicado.
La elección del actor Pierre Niney, Premio Cesar al mejor actor por su interpretación en el biopic de Yves Saint Laurent, responde a las características que Gozlan buscaba en el protagonista: "No es un personaje aparentemente manipulador y tormentoso, no tiene una cicatriz en la cara, sino una máscara".
"VIAJE TERRIBLE"
A su juicio, era interesante partir de una persona con la que sea fácil identificarse y arrastrar al espectador por un "viaje terrible", algo que "interroga al espectador acerca del punto hasta el cual está dispuesto a continuar".
En este sentido, Gozlan ha destacado la importancia de la subjetividad en el rodaje, que siempre parte desde el punto de vista del protagonista. "Ves y oyes lo mismo que él", ha señalado el director, quien se ha inspirado en Roman Polanski para "empujar a la película a la locura y la psicosis".
Otra de sus inspiraciones es 'El talento de Mr. Ripley', por su "estética llena de glamour y sol", aunque con una historia "tortuosa y retorcida", tal y como ocurre en 'El hombre perfecto', donde "todo parece tranquilo" y, sin embargo, "poco a poco se suceden aspectos oscuros".
Gozlan tiene preparado una película que se moverá entre el thriller y la acción. En este sentido, ha indicado que continuará rodando en los límites del suspense, un género que establece "un marco y unas leyes", con la "obligación" de crear "tensión", pero permite crear un "universo y una atmósfera" y abordar temas "tan profundos como los que tratan las películas de autor".