Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un actor español es el rey del porno americano

El español Marco Banderas está considerado uno de los cinco mejores actores de la industria del cine porno americano, la más importante del mundo. El actor ha participado en 3.000 películas, a veces con dos o tres mujeres a la vez, lo que sitúa su estadística profesional en más de 6.000 en cinco años de carrera.
Con estas cifras y el hecho de que Banderas sea capaz de practicar sexo 17 veces en una tarde de trabajo lo ubican en la cima de esta industria. El actor, que se declara un cantante frustrado, llegó al porno por casualidad y hoy es el latino más reconocido de la meca del cine especializado en sexo, el rey de San Fernando Valley, o el valle del porno, junto a Hollywood.
 Su físico -es también campeón culturista-, junto a una gran naturalidad y simpatía le abrieron las puertas de un negocio que hoy le ha convertido en un hombre rico, pero añora España y desearía poder volver.
"Estoy en Los Ángeles representando a los españoles y dejando el pabellón bien alto: del mismo modo que han entrado Antonio Banderas, Penélope Cruz y Pedro Almodóvar en el cine convencional americano, yo estoy representando a España, y muy bien, en el porno", afirma el actor en el documental.
Según su agente de L.A. Direct Models -la agencia de actores porno más importante de EEUU-, Banderas tiene un talento especial: "su habilidad para interpretar sexo ante la cámara -dice- sobrepasa probablemente cualquier cosa que yo haya visto, tiene un don de la naturaleza".
El propio Banderas recuerda que su primera película, cuando no sabía decir en inglés nada más que el título -y la única frase que tenía su texto- "I'm Marco", la hizo en cinco escenas, con las cinco protagonistas, todas el mismo día.
El actor calcula que, en cinco años de carrera, ha hecho más de 3.000 películas, muchas de ellas, con dos o tres mujeres cada vez: "Sí, más de seis mil", afirma, ante la sonrisa de su esposa, una ex actriz porno, ahora cámara de su marido, productora y fotógrafa.
"Él es ahora la estrella", dice resignada. También refleja el reportaje los extremos controles sanitarios a los que se deben someter todos los meses para poder seguir trabajando;
los cuidados alimenticios y las sesiones de gimnasio y la frustrada vocación del artista: "Nunca tuve suerte como cantante, pero ahora que ya tengo un nombre, aunque sea como actor porno y soy muy conocido en el mundo latino de Los Ángeles, estoy tratando de aprovechar la fama para cantar".
Sin embargo, asegura que extraña a su familia de Barcelona y el estilo de vida español: "Me gustaría tener más reconocimiento en España, a lo mejor lo consigo cuando vuelva", se lamenta Banderas.