Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un año de abusos

Es la primera vez que este niño de 13 años habla a una cámara de los abusos sexuales a los que ha sido sometido durante el pasado año. Fue hace un mes cuando decidió confesar a sus padres lo que estaba ocurriendo. Dos amigos suyos de 9 y 10 años, habían compartido encuentros sexuales en la casa de un hombre de 53 años, conocido de la familia desde hace años y un vecino del pueblo al que todos conocen.
Según las declaraciones de los niños ante el Juez del Juzgado de Instrucción nº2 de Alzira, Valencia, dicen que fueron sometidos a abusos sexuales, tales como masturbaciones, felaciones e intentos de penetración. Los obligaba o engañaba para que subieran a su casa, o se los llevaba a lugares aislados para que nadie lo viera.
El juez ha decretado una orden de alejamiento a más de 2.000 metros de los niños para este presunto pederasta y la orden de personarse una vez a la semana ante el Juez, mientras continúa la investigación. Para el padre de uno de lo niños, esta medida es insuficiente.