Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin apoderado por culpa de Gran Hermano

"A día de hoy doy la relación por acabada. Cuando salga me sentaré con él como los hombres a hablar y exponerle los motivos por los que esto se acaba". Son las primeras palabras del novillero Pablo Lechuga después de conocer la entrada de su apoderado, Gerardo Prager, a Gran Hermano.
El novillero no sabe cómo afrontar la situación en la que se ha visto inmerso de manera colateral y afirma encontrarse: "como poco sorprendido, intento asimilar la situación, son cosas que no han pasado en la historia del torero y que me pase a mí... de verdad, no sé el porqué".
Lechuga llevaba vinculado a Prager desde el pasado invierno y considera la actitud de su hasta ayer porderdante como: "Egoísta no por hacerlo antes de torear en Madrid sino por hacerlo teniendo una relación conmigo, el sitio donde tore es indiferente, lo importante es que no ha cumplido".
El madrileño conoció la noticia cuando su mentor se puso en contacto con él para comunicárselo antes de torear en Algemesí donde estaba anunciado esa misma tarde: "No sabía nada hasta ayer que me llamó antes de la novillada de Algemesí para decirme que entraba al programa. Aún así, salí bien a la plaza porque por encima de todo está la profesionalidad y porque quiero ser torero".
El torero aún no se cree lo ocurrido y manifiesta su malestar con las circunstancias en las que se ha producido: "Lo peor ha sido la noche porque buscas porqués pero no los logras encontrar". Así, ha continuado expresando su sentimiento de impotencia porque: " y yo quiero ser torero y de repente te encuentras con algo así y no sabes cómo asimilarlo". La situación es de julai
El joven tiene que hacer frente a la noticia a escasas horas de su compromiso en Madrid en el festejo que inicia la Feria de Otoño, fecha que llevaba esperando durante mucho tiempo y que afronta con entereza: "Es un compromiso muy importante y quiero demostrar que quiero y puedo ser torero".
"Beneficiarme no me a beneficiar en nada porque se ha usado mi nombre y eso no es positivo"- finaliza rotundo.