Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El australiano Robbie Maddison abre la puerta grande de Las Ventas

El piloto australiano Robbie Maddison se hizo con la victoria en el Red Bull X-Fighter de Madrid, cuarta cita del certamen, al derrotar en la gran final al suizo Matt Ribeaud en la prueba disputada esta noche en la plaza de Las Ventas, en Madrid. EFEtelecinco.es
El australiano Robbie Maddison se hizo con la victoria en el Red Bull X-Fighter de Madrid, cuarta cita del certamen, al derrotar en la gran final al suizo Matt Ribeaud, gracias, en parte, a la ejecución del truco Bloody Mary, el único que se atrevió hoy.
En una nueva edición de espectáculo con desafíos constantes a la ley de la gravedad, el salto más espectacular fue el que supuso el triunfo para el austral, el Bloody Mary, una suerte de salto con la moto en posición longitudinal, el piloto gira sobre sí mismo para volver a la moto, que continúa su trayectoria natural para que el piloto la agarre antes del aterrizaje.
Rebeaud por su parte no pudo reeditar el triunfo que ya consiguió en 2008, pese a su gran técnica y variedad de saltos.
En tercera posición finalizó el noruego André Villa, afincado en Alicante, y cayó en semifinales con el ganador final. Esto se decidió a la puntuación que consiguió en la primera fase de clasificación.
El español Dani Torres, vencedor de la última edición en Madrid, cayó en semifinales en su eliminatoria contra Rebeaud en un ejercicio en el que le faltó variedad y dificultad en sus ejecuciones comparadas con el suizo. Finalizó cuarto.
También participó en la final el español Maikel Melero al sustituir al japonés Eigo Sato quien se dañó la muñeca izquierda ayer en la ronda que decidía el pase directo a los cuartos de final de hoy.
Melero, que debutaba este año en la competición, participó en la previa de ayer en donde se decidía el duodécimo participante de los denominados promesas y donde era segundo. Hoy superó la ronda para que daba el acceso a cuartos de final donde ya no pudo superar a Villa.
Quien fue recibido con un fuerte aplauso fue el australiano Cameron Sinclair quien el año pasado tuvo que abandonar la competición al sufrir un fuerte accidente en la ejecución de un doble backflip (dos vueltas sobre sí mismo de piloto y moto), que le supuso una semana en coma y cuatro meses de internamiento en el hospital.
Pero no llegó a cuartos de final ni se atrevió a realizar el mismo salto.
Un año más la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid vivió una noche de espectáculo del certamen de freestyle puesto en marcha por la marca de bebidas energéticas en su décima aniversario. Coso se llenó y quince mil aficionados al motociclismo disfrutaron de la competición.