Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autoescuela del aire

Antonio Sousa está aprendiendo a pilotar helicópteros. Su objetivo es, en un futuro, cuando obtenga la licencia, poder desplazarse por España con el aparato sin necesidad de recurrir al coche: "Te permite un ahorro de tiempo sustancial, uno puede estar ahorrando cuatro horas, puedes ir a tu casa a dormir. Con el puente aéreo también pero en pocas ocasiones puedes hacer Madrid-Barcelona con otros trayectos".

Su instructor, Héctor Ramírez, reconoce que no es barato pero sí muy práctico: "En helicóptero un Madrid-Murcia lo puedes hacer en 1h. 50 minutos, mientras que en un coche puedes tardar unas cuatro o cinco horas; en dinero te puede salir por unos 2000 euros".

Pero convertirse en piloto privado también puede tener fines altruistas, Héctor y Antonio, profesor y alumno, pertenecen a Alas Solidarias, una ONG que se fundó con el fin de llegar a países en vías de desarrollo con alimentos o aviones medicalizados. Sus pilotos colaboran voluntariamente:

Para obtener la licencia de piloto hay que pasar unas pruebas médicas y un examen teórico de nueve asignaturas. Sólo entonces se podrá acceder a las 45 clases prácticas que se realizan antes del examen de vuelo. Obtener la licencia puede costar entre quince y dieciocho mil euros en el caso de los helicópteros, y entre cinco y ocho mil tratándose de avionetas.

Goyo Fernández está a punto de convertirse en piloto en la escuela de vuelo Aeris.

En su caso la motivación es otra. Es músico y sueña con poder trasladar a su grupo en avioneta a la hora de dar un concierto: "Te evita estar todo el día en la carretera y llegar al concierto sin estar muy cansados". Aseguran además que el riesgo es incluso menor que yendo en coche: "El 90 % de los accidentes de avión son fallos humanos. Antes había muchos problemas mecánicos pero ahora no, los motores están bien cuidados y el mantenimiento es muy estricto" apunta el instructor de vuelo de Aeris Moisés Valderrama.

Pero lo que une a todos, profesores y alumnos, es la pasión por volar. Antonio lo define como "el sentimiento máximo de libertad". Por eso todos los que suben, repiten. 
 
Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.