Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 'bellezas de plástico' quieren ser misses

Las participantes de este concurso de belleza tienen algo especial. Todas se han implantado 'belleza'. Todas han pasado por la sala de operaciones y muestran sus implantes de mama, su cambio de nariz o su estiramiento facial. Todas aspiraban al título de Miss Cirugía Plástica húngara 2009 en Budapest. La ganadora, una azafata de 22 años, se ha llevado un apartamento.
Para muchos de las concursantes se trataba de promover los beneficios de la cirugía plástica en un país donde las mejoras artificiales son vistas con recelo. Las 18 participantes húngaras tuvieron que demostrar que habían pasado por la mesa de operaciones ya que el botox o las inyecciones de colágeno no bastaban. Casi todas mostraban aumento de pechos y una nueva nariz, las operaciones más populares. Una de los finalistas incluso se había operado los dedos de los pies. Además, el concurso tenía una categoría especial para las mujeres mayores de 30. 
El cirujano plástico Tamas Rozsos considera que el concurso está destinado a demostrar que las correcciones cosméticas no necesariamente tienen que ser exageradas. No se basan, afirma, en implantar grandes senos, grandes labios y estirar la piel hasta el extremo.
La ganadora, Reka Urban, afirma que "su objetivo en esta competición era mostrar al mundo que las mujeres pueden operarse bien y mostrarse naturales".
Los organizadores alegaron que se esperaba que los concursantes mostraran "una perfecta armonía de cuerpo y alma". Pero el concurso se concentró casi exclusivamente en los atributos físicos y 'los deseos por la paz mundial' desaparecieron.
Entre las concursantes, todas mayores de 18 años, había una ex gimnasta rítmica, una bombero casada con un policía, una madre con tres hijos y varias bailarinas exóticas.
La ganadora, Reka Urban, de 22 años, obtuvo como premio un apartamento en Budapest. La primera finalista, Edina Kulcsar, ganó un coche y la segunda finalista, Alexandra Horvath, se llevó a casa joyas de diamantes con un valor de 10.800 dólares. La ganadora participará en el concurso de Miss Plastic World.
 
Algunas de las participantes preparándose. Foto: AP