Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El burdel de la discordia

Sexo. Eso es lo que buscan muchos portugueses que cada noche cruzan la frontera. Los hombres llegan en masa. El atractivo no es otro que los clubes de alterne, prohibidos en el país vecino.