Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 'calienta-camas' humanos llegan a los hoteles en Londres

Meterse en una cama calientita, no es solo agradable, sino además positivo para tener dulces sueños. En eso ha pensado la cadena hotelera Holiday Inn que ha decidido contratar a especiales 'calienta-camas' humanos. Los hombres y las mujeres seleccionados tendrán la obligación de meterse en la cama de los clientes antes de que estos se acuesten. Por el momento es sólo un experimento y el grupo británico advierte que no es un servicio erótico.

Dos hoteles de Londres y otro de Manchester son los lugares escogidos para probar las potencialidades del nuevo servicio, según explican medios británicos.
El proyecto ha sido pensado y organizado por el psicólogo Chris Idzikowski,director de un centro de estudios sobre trastornos del sueño en Edimburgo. Según este experto la manera ideal para comenzar una noche de sueños es acostarse en una cama caliente.
"La temperatura óptima es de 20-24 ºC", asegura Idzikowski. Quizá preocupados por los tradicionales calienta cama eléctricos, los responsables de la cadena británica han decidido formar un verdadero equipo de "calienta-camas humanos".
Para los escrupulosos, hay que explicar que estos "calentadores" con ojos vestirán un mono especial térmico, de color blanco, que cubrirá todo su cuerpo. Esta indumentaria garantizará un calentamiento más rápido de la cama, dada que han sido diseñadas para maximizar el efecto calor.
La sesión de los calentadores humanos dura cinco minutos , según fuentes de Holiday Inn y están incluidas en el precio de la reservación. Los que quieren probar si el servicio funciona podrán hacerlo desde este lunes en algunoos hoteles de esa cadena en Londres y Manchester.
Los responsables aseguran que "no se trata de un servicio erótico y -aclaran- que los 'calienta-camas' saldrán de entre sus sábanas antes de que uno se meta bajo el edredón".