Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Cómo hemos cambiado!

De Viena a Durban. Dos años después España y Alemania se vuelven a ver las caras en un partido para la historia. Si en Viena la selección conquistó la Eurocopa, en Durban quiere sellar su pase a la final del Mundial. Dos años donde han cambiado muchas cosas en ambas selecciones. De Luis Aragonés a Vicente del Bosque de la vieja guardia germana a una generación de nuevos talentos.
Metzelder, Lehmann o Ballack son historia en el once teutón. Löw entrenador en Viena ha cambiado la cara del equipo germano. Hasta seis jugadores repetirán contra España, aunque muchos en nuevas posiciones. Lahm ha pasado de lateral izquierdo al derecho, Fiedrich de lateral derecho a central, Schweinsteiger de interior derecho al doble pivote. Nadie duda que Alemania es otra. Conserva el entrenador y la idea, pero el estilo ha variado. La lesión de Ballack les ha venido de maravilla. Ozil ha tomado el mando acompañado de jóvenes talentos como Muller, Khedira, Boateng o el guardameta Neuer.
Un gran equipo que se las tendrá que ver con otro mejor. Si España ganó la Eurocopa en 2008 con un juego espectacular, en este Mundial lo mejor está por venir. La Roja ha tirado de experiencia para llegar hasta las semifinales. La hora de la verdad ha llegado y España nunca falla en los momentos claves. Vicente del Bosque tiene un bloque compacto al que ha ido añadiendo jugadores de primer nivel.
Si Marchena fue titular en Viena, Piqué tomará el mando de la zaga en Durban. Si Senna ejerció de jefe de maniobras en la Eurocopa, Busquets es dueño y señor del centro del campo acompañado de Xabi Alonso en este Mundial. Cesc, titular en la final de Prater por la lesión de Villa hoy es un suplente de lujo. El asturiano es pichichi del Mundial jugando en la izquierda porque la posición de ariete la ocupa Fernando Torres.  El Niño fue el verdugo de Alemania en el Prater y quiere repetir en Durban. Toda una amenaza para la selección de Joachim Löw.
La Roja ha superado cuatro partidos donde sólo le valía la victoria. Honduras, Chile, Portugal y Paraguay saben de nuestro potencial. La defensa es un muro que no recibe goles y cuando se pone por delante a España no le ha ganado nadie desde hace dos años. Motivos para ser optimistas, motivos para soñar con una final de un Mundial por mucha renovación alemana que exista.