Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las células tumorales de colon con metástasis en el hígado se vuelven más agresivas

Las células tumorales de colon que hacen metástasis en el hígado se vuelven más agresivas como respuesta al nuevo microambiente hostil, es la conclusión de un grupo de científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y del Instituto Catalán de Oncología (ICO).
El estudio, publicado en la revista 'Neoplasia' y coordinado por David García, explica que determinadas células sanas del hígado promueven una respuesta adaptativa en células de cáncer colorectal inhibiendo su proliferación y provocando su muerte, y las células tumorales que se adaptan cambian su comportamiento y su morfología, favoreciendo la migración.
El microambiente celular tiene un papel dual en el control del desarrollo normal o maligno de las células: por un lado impide el crecimiento de proliferación anormal en los tejidos normales, mientras que por otra puede potenciar el crecimiento y la invasión tumoral en la progresión del cáncer.
El cáncer es un tejido complejo donde actúan diferentes tipos de células que conviven con otras células creando un microambiente particular: el balance entre estas poblaciones puede determinar el destino del tumor.
Precisamente, el objetivo del estudio es comparar la influencia del microambiente en tres situaciones diferentes: en un tejido colorrectal sano, en un tumor colorrectal primario y en un tumor colorrectal que ha hecho metástasis en el hígado.
En el tumor primario, un determinado tipo de cáncer de colon aumentan la proliferación de las células malignas y las protegen de la muerte celular programada, en cambio, en la situación de metástasis en el hígado, las células tumorales se encuentran en un ambiente hostil y no solo disminuye su proliferación, sino que muchas mueren.
Las células que consiguen adaptarse a este ambiente cambian su comportamiento y su morfología para favorecer su migración, siendo estas células tumorales más agresivas.