Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Está cerca el fin del mundo?

El impacto de un meteorito. Foto: EFEtelecinco.es
Las teorías sobre el fin del mundo se remontan a tiempos muy antiguos. Ya los mayas pronosticaron la destrucción del universo para 2012. Pero esta no es la única teoría, cosmólogos e investigadores se han dedicado a difundir profecías para avisarnos de la extinción de la humanidad.
Según la civilización maya el mundo se destruye cada 5.125 años, por lo que, basándonos en el calendario maya, el nuevo fin del mundo tendrá lugar el 21 de diciembre de 2012. Predicen que un rayo de energía proveniente del centro de la galaxia atravesará el Sol, provocando violentos terremotos, erupciones volcánicas y huracanes devastadores. Para los mayas, en 2012 será cuando comenzará una nueva civilización humana.
El astrólogo y visionario francés, Nostradamus, dejó plasmadas varias profecías sobre el futuro del universo. Su teoría sostiene que tras la muerte de Juan Pablo II, el sucesor sería un Papa negro y que después sobrevendría el fin del mundo.
Otras de las teorías es la llamada 'Big Crunch': el cosmólogo de la Universidad de Sanford, Andrei Linde, mantiene que es posible que la densidad de la energía oscura decrezca con el tiempo. Si esto ocurre, la 'antigravedad' dejaría de funcionar y la aceleración del universo se ralentizaría, lo que supondría la detención de la expansión. Además, las galaxias empezarían a acercarse a velocidades cada vez más altas, dado como resultado el Big Crunch, un terrible colapso que, según este estudio tendría lugar dentro de 25.000 millones de años. Sean Carroll, del Instituto Tecnológico de California, cree que el Big Cruch provocará una explosión que marcará un nuevo inicio del universo.
Por su parte, Nick Brooks, investigador del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático en la Universidad de East Anglia, está convencido de que a finales de este siglo, los gases invernadero se habrán doblado y la temperatura global aumentará al menos 2 grados. Esto es más calor de lo que la Tierra haya experimentado en el último millón y medio de años. Esto podría llevar a una inseguridad alimenticia global y al colapso masivo de sistemas sociales existentes, causando migraciones y conflictos. AMR