Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cerebro aprende mejor secuencias de movimientos después de dormir

Científicos de la Universidad de Montreal (Canadá) han descubierto el mecanismo cerebral que hace que el aprendizaje de movimientos sea más fácil después de dormir, según han descrito en un artículo publicado recientemente en la revista 'NeuroImage'.
La región subcortical del cerebro es clave en la consolidación de información y estudios previos ya habían descrito su importancia a la hora de aprender movimientos, lo que se conoce como aprendizaje motor, pero no se sabía por qué su actividad era mayor tras de una noche de sueño.
Sin embargo, ahora han visto que después de dormir la red cerebral de estas áreas funciona con mayor sincronía, y se observa que la comunicación entre el diversas regiones se optimizan mejor. "Y sucede lo contrario cuando no ha habido ningún período de sueño", ha aseverado Karen Debas, neuropsicóloga de la Universidad de Montreal que ha dirigido este trabajo.
Para dicho hallazgo, seleccionaron a un grupo de personas y les enseñaron una secuencia de movimientos de los dedos, como si estuvieran tocando un piano. Utilizaron imágenes de resonancia magnética para medir su actividad cerebral durante el aprendizaje, que realizaron antes y después de dormir.
Los investigadores ya habían observado que el putamen, una estructura situada en parte central del cerebro, estaba más activa en los sujetos que habían dormido. Por otra parte, vieron que después de dormir aprendían mejor los movimientos.
Al analizar la conectividad cerebral, que identifica redes cerebrales y mide sus niveles de integración, encontraron que en estos casos la red cortico-estriatal --compuesta de áreas corticales y subcorticales, incluyendo el putamen-- presentaba una mayor interacción con el resto.
"Parece que una noche de sueño ofrece una protección activa de esta red que durante el día no se produce, y con una única noche de sueño puede bastar para aprender bien el moviemiento", ha explicado Debas.
De este modo, los resultados proporcionan información sobre el papel del sueño en el aprendizaje de las habilidades motoras que requiere nuevas secuencias de movimiento y muestra, por primera vez, una mayor interacción dentro del sistema cortico-estriatal después de una fase de consolidación del sueño.
Un hallazgo, según añaden, que abre la puerta a nuevas investigaciones para conocer mejor los mecanismos del sueño y como se relacionan las regiones cerebrales durante el mismo.