Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un chilena pasa su primera noche en prisión por defender a sus tres gatas

El problema comenzó el año pasado cuando el administrador del edificio donde vive interpuso una demanda en su contra. EFE/Archivotelecinco.es
Una chilena de 67 años pasó su primera noche en prisión tras ser condenada a 14 días de reclusión nocturna por negarse a deshacerse de tres gatas con las que comparte su departamento en un residencial sector de Santiago de Chile.
María Cristina Gaete, psicóloga de profesión, prefirió la cárcel a pagar una multa de 100 mil pesos (unos 178 dólares), la pena alternativa que le ofreció la justicia.
"El trato, excelente; el frío, espantoso", comentó a los periodistas María Cristina, en la mañana de este jueves, cuando abandonaba la prisión.
El problema comenzó el pasado año cuando el administrador del edificio donde vive, en el municipio santiaguino de Providencia, interpuso una demanda en su contra porque las normas sobre este tipo de residencias prohíben la tenencia de mascotas.
Gaete perdió el juicio en los tribunales y ahora deberá completar 14 noches en la cárcel por defender a sus gatas "Gugui", "Bi-Bi" y "Camila", de quienes, dijo, no piensa separarse, aunque la justicia le vuelva a imponer un castigo similar.
La mujer debía empezar a cumplir la condena el pasado martes, pero ese día se salvó porque a la prisión no había llegado la orden del tribunal.
Anoche, sin embargo, debió cruzar la puerta de la cárcel, a la que llegó equipada de una manta mapuche y un mate, "para soportar el frío".
A la salida, María Cristina Gaete, que ha explicado su actitud como una forma de presionar por un cambio en la ley sobre tenencia de mascotas en los edificios de departamentos, dijo que quería volver rápido a su domicilio, para ver cómo estaban sus gatas.
Asimismo, espera ser invitada al Parlamento, donde los diputados discuten por estos días una ley sobre protección animal.