Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven chileno corneado en los sanfermines dice que no ha perdido las ganas de correr encierros

El joven chileno Alonso Emiliano Ceardi Guilches, de 23 años, corneado por un toro de Jandilla el pasado día 14 y que se recupera en el Complejo Hospitalario de Navarra, ha asegurado que no ha perdido las ganas de correr encierros y ha declarado que, si vuelve a hacerlo, remendará su camiseta con la bandera de su país y saltará de nuevo al tramo de Telefónica. EFEtelecinco.es
El joven chileno Alonso Emiliano Ceardi Guilches, de 23 años, corneado por un toro de Jandilla el pasado día 14, ha asegurado que no ha perdido las ganas de correr encierros y ha declarado que, si vuelve a hacerlo, remendará su camiseta con la bandera de su país y saltará de nuevo al tramo de Telefónica.
Ceardi, nacido en Valparaíso aunque residente en Oviedo, se recupera en el Complejo Hospitalario de Navarra de una cornada con entrada y salida en el muslo y otra con una trayectoria de 27 centímetros en el pecho.
Fue el toro "Gavioto", de la ganadería de Jandilla, el que le corneó en el tramo de Telefónica, donde este joven siempre corre ante los astados con una camiseta que reproduce la bandera de su país y un gorro de Papa Noel para identificarse luego más fácilmente en televisión.
El joven chileno, que ha corrido en nueve encierros desde 2008, ha comentado a Efe que acostumbra a tocar los toros a su paso y se coloca junto al último de ellos para correr un tramo del encierro, pero en esta ocasión no se dio cuenta de que venía por detrás un astado que había quedado descolgado.
"Fue todo muy rápido", ha explicado Ceardi, quien ha afirmado que, cuando vio venir al toro, trató de correr, pero recibió un empujón y cayó al suelo: "Traté de levantarme y de subir al vallado, pero ahí fue cuando el toro me enganchó la pierna, caí nuevamente y me protegí la cara".
En ese momento, ha indicado, vio que había en el suelo un joven junto a él, al que "lamentablemente lo engancharon", pero "se llevó la cornada que iba para mí".
Ceardi ha aseverado que en ese momento sintió dolor y también mucho miedo, porque era consciente de que se trataba de la misma ganadería y la misma zona en la que el año pasado murió el joven madrileño Daniel Jimeno.
"Me encuentro bien, dentro de lo que cabe; para ser lo que fue, me encuentro en perfecto estado", ha destacado el joven chileno, quien ha declarado que, afortunadamente, "fueron dos cornadas limpias", una en el muslo que "sólo agarró piel" y otra en el pecho que "por poco no me agarró el corazón o algún pulmón".
El joven tiene tíos y amigos en Chile, que "están todos muy preocupados", pero les ha explicado que "había sido más el susto que otra cosa".
Sus tíos, sus padres y su hermana le han pedido que no corra más encierros, pero, aunque todavía siente algo de miedo, "las ganas no se van" y, si vuelve a correr, ha afirmado, lo hará con la misma camiseta, que piensa coser cuando regrese a casa. EFE
jr/jrr
(foto) (audio) (vídeo)