Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas delgadas son más propensas a la depresión, según un estudio

Las personas delgadas son más propensas a la depresión, según un estudiotelecinco.es

Es la primera vez que un estudio científico vincula la delgadez con el riesgo a sufrir depresión. La investigación revela que los pensamientos negativos sobre estar extremadamente flaco afecta tanto a hombres como a mujeres, a diferencia de la depresión entre personas con sobrepeso en el que las mujeres son las más perjudicadas.

El estudio plantea la posiblidad de que la depresión puede llevar a la pérdida de peso  o de que la delgadez lleve a ese estado psicológico en una vía de ida y vuelta.
El equipo de investigadores contrastó datos de 183 estudios diferentes sobre la depresión y el peso corporal de quiénes la sufrían, según The Telegraph.
La obesidad puede aumentar el riesgo de depresión de manera proporcional: mientras más gordo eran, más deprimidos se sentían.
Sin embargo, notaron que existían diferencias en cuanto al género de las personas con sobrepeso y su vínculo con el estado depresivo.
En el caso de mujeres con exceso de kilos  "provoca más sufrimiento psicológico en las mujeres, lo que puede llevar a la depresión."
En esas investigaciones anteriores, los hombres obesos mostraban una reducción significativa del riesgo de sufrir depresión en relación con las mujeres.
Los estudiosos concluyeron que la delgadez extrema y la obesidad aumentan el riesgo de sufrir depresión, pero en la práctica los médicos deben prestar más atención a la salud mental de las personas muy delgadas.
La doctora Agnes Ayton, vicepresidenta de la facultad de desórdenes alimenticios del Royal College de psiquiatras, explicó la importancia de la nutrición en la salud mental y destierra falsas creencias.
"Es un hallazgo importante, dado que las personas con trastornos alimentarios a menudo asumen que perder peso mejorará su felicidad." Este estudio revela lo contrario", dijo la experta.