Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajar más de 40 horas semanales aumenta el riesgo de sufrir derrame cerebral

Exceso trabajoGtres

"Las largas horas de trabajo no son algo insignificante", escribió Urban Janlert, un investigador de la Universidad de Umea en Suecia en el estudio publicado en la revista médica británica The Lancet.

Según una investigación de la University College de Londres, basada en el estudio de 17 investigaciones en las que participaron unas 530.000 personas de Europa, EEUU y Australia, cuantas más horas se trabaja, mayor es el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.
Los investigadores concluyen que las personas que trabajan entre 41 y 48 horas corren un riesgo 10% mayor de sufrir un accidente cerebrovascular que los que trabajan entre 35 y 40 horas a la semana. Los que trabajan de 49 a 54 horas corren un riesgo un 27% mayor, y para quienes trabajan 55 horas o más, el riesgo es un 33% más alto.
Janlert se pregunta si las largas horas de trabajo son una "causa de accidente cerebrovascular que se puede evitar" y añade que el estudio es "la indicación más fuerte de una relación causal".  "Esencialmente, si muchas horas de trabajo representan un peligro para la salud, debería ser posible cambiarlas, lo que no siempre es el caso con otros factores ambientales del trabajo", escribió Janlert.
La prevención de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardiacas se ha centrado hasta ahora casi exclusivamente en medidas como dieta, ejercicio y medicina. Sin embargo, estudios como éste muestran que las condiciones de trabajo también son determinantes para la salud.
En un meta-análisis separado, los autores del estudio encontraron un vínculo similar, aunque más modesto, entre trabajar muchas horas y un mayor riesgo de padecer una enfermedad coronaria. Aquellos que trabajaban 55 horas a la semana o más presentaron un riesgo 13% mayor de ser diagnosticado, hospitalizado o fallecer a causa de una enfermedad cardíaca.