Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La colombiana Íngrid Betancourt se divorciará por "separación de cuerpos de hecho"

La colombo-francesa Íngrid Betancourt, rehén de las FARC hasta julio pasado, gestiona el divorcio de su esposo Juan Carlos Lecompte bajo el alegato de "separación de cuerpos de hecho" por los seis años que ella estuvo en manos de esa guerrilla, según una versión de la revista bogotana Semana.
La publicación asegura que Betancourt ya instauró la demanda civil de rigor, y observa que las normas del país sobre la materia establecen que el divorcio puede ser solicitado cuando la separación de la pareja complete dos años.
La ex candidata presidencial colombiana se casó con Lecompte en 1997, pero cinco años después cayó en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que la integraron a una lista de secuestrados con fines de canje por medio millar de rebeldes presos.
La mujer estuvo secuestrada hasta el 2 de julio de 2008, cuando fue rescatada en una operación militar encubierta junto a tres estadounidenses y once policías y militares de las fuerzas colombianas de seguridad.
Durante estos años, el publicista Lecompte mantuvo una campaña personal en favor de la puesta en libertad de su esposa con acciones que incluyeron varios vuelos sobre las selvas del este y el sureste del país en las que se creía que ella estaba cautiva.
En estos sobrevuelos, Lecompte arrojó miles de volantes con mensajes y fotografías de Mélanie y Lorenzo Delloye, hijos del primer matrimonio de Betancourt con un diplomático francés.
Lecompte lamentó que Íngrid no le reconociera esos esfuerzos ni siquiera en el encuentro que tuvo con ella el día en el que fue rescatada y en el que la ex candidata presidencial asumió ante él una actitud fría, presagio de la ruptura, que lo dejó desconcertado.
El semanario sostiene que la querella ha sido rechazada por los abogados de Lecompte.
Según Semana, cuya nueva edición entró hoy en el mercado, estos juristas "alegan que no fue una separación voluntaria, sino creada por fuerza mayor".
"Por eso están contrademandando, para que el que pida el divorcio sea él, quien podría presentar como pruebas revelaciones recientes de los norteamericanos liberados", advierte la publicación, que alude a testimonios en los que estos ex rehenes sugieren una supuesta relación sentimental de Betancourt con algún compañero de cautiverio.