Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qué comieron el día antes de ser ejecutados

A los condenados a muerte se les concede una cena a su gusto, aunque el menú no puede exceder los 40 dólares. Un artista británico ha estudiado los últimos caprichos gastronómicos de los prisioneros en el corredor de la muerte y ha recreado qué comieron el día antes de ser ejecutados. La exposición la ha titulado así: 'Las últimas cenas' y es muy curiosa.
A James Reynolds, artista londinense, le vino la inspiración después de leer un libro en el que se enumeraban las opciones de algunos de los condenados estadounidenses para su cena de despedida, según publica el . 'Daily Mail'
 El joven de 23 años ha recreado en una serie las extrañas comidas elegidas, para ello estudió los menús reales que comieron numerosos condenados a muerte el día antes de su ejecución.
 
(FOTOS © Solent News/IBERPRESS)  
Entre lo más curioso, una bandeja con una aceituna, pedida por Victor Feguer, que secuestró y asesinó a un médico en Illinois en 1963. Este condenado pidió una aceituna porque quería que le creciera un olivo en su estómago, según cuenta el artista.
Pero no es el único menú rarito que sorprendió a Reynolds en su estudio previo al montaje de su instalación. Otro recluso quiso como última cena una cebolla y dos botellas de Coca cola.
El artista se puso a buscar más información sobre cada prisionero incluyendo lo que el crimen que cometieron, donde fueron encarcelados y exactamente lo que pidieron. "Yo estaba fascinado por lo qué eligieron y por quién", ha contado James.
Y así junto al menú aparecen los protagonistas: Louis Jones Jr, ejecutado en 2003 secuestro, violación y asesinato en Indiana pidió una bandeja de frutas la noche antes de morir, mientras que el homicida Lewis Gilbert, prefirió dos tarrinas de helado antes de ser ejecutado en Oklahoma, en 2003.
Una cebolla fue la cena de Jackie Barrón Wilson, condenado por la violación y asesinato en Texas, en 2006. Entre las peticiones más extrañas está la de James Hudson que optó por unos bollos de crema de leche y seis botellas de Coca Cola, con eso en el estómago fue ejecutado en Virginia, en 2004.
Otro de los más discretos y baratos fue Eddie Lee Mays que pidió un paquete de cigarrillos Pall Mall y una caja de cerillas, ejecutado por asesinato y robo en la cárcel del Sing Sing de Nueva York en 1963.
El más abundante de los menús se comió un menú de KFC. recreados por el artista, fue  el que pidió John Wayne Gacy, que violó y asesinó por lo menos a 33 jóvenes entre 1972 y 1978. Gacy
El frutífero fue el ex soldado de las Fuerzas Especiales sargento Louis Jones Jr , que se pidió una bandeja variada de frutas naturales. Jones violó, secuestró y asesinó a su compañera Tracie McBride, también soldado junto a él en una base militar de Texas.
El artista aseguró que su trabajo es serio y que incluso consiguió las bandejas originales usadas para llevar a los prisioneros la última cena.
 
Así organizó la representación de los alimentos en bandejas color naranja, donde colocó los alimentos más inusuales que los hombres pidieron.