Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo se perfila como el motor de crecimiento mundial en 2016, según Fidelity

El consumo se perfila como el principal motor de crecimiento a escala global en 2016 y se prevé que sea el que sostenga los procesos de innovación, según una encuesta de analistas de Fidelity.
Esta tendencia se apoya en un mayor poder adquisitivo de los consumidores, impulsado por el abaratamiento de la energía, los bajos niveles de inflación y el buen tono de los mercados de inmuebles residenciales.
Pese al ajuste que afecta a la energía, materias primas y algunas áreas de la industria, los analistas de Fidelity han detectado factores que pueden impulsar el crecimiento en el consumo, la innovación y los cambios en los servicios financieros.
Por otro lado, la innovación será otra de las tendencias que va a impulsar el crecimiento, en un entorno con bajas tasas de crecimiento nominal. La encuesta a analistas 2016 revela que este elemento deja su impronta en casi todos los sectores y mercados.
Asimismo, la encuesta también pone de manifiesto que los servicios financieros están cambiando por efecto la contención y las presiones de las autoridades, lo que traduce en balances más sólidos y menor apalancamiento.
En este contexto, Fidelity afirma que las señales de mejoría en los fundamentales han colisionado con el pesimismo de los inversores, ya que los valores del sector bancario se comportaron "peor" que los del sector energético a finales de 2015 y comienzos de 2016, a pesar de las caídas del petróleo durante ese periodo. "Sin embargo, aunque los cambios han sido positivos, los riesgos persisten", ha añadido Fidelity.
Teniendo en cuenta las tendencias regionales, la mayor parte de los encuestados son cautos sobre la visión de Europa y Estados Unidos, donde predicen que los fundamentales de las empresas seguirán siendo comparables a los del año pasado. Esta conclusión, según Fidelity, indica que el ciclo económico está madurando en las dos regiones, aunque todavía no está llegando a su fin.
Sin embargo, Japón volvió a destacar como la mejor región en la encuesta de este año, con una puntuación de sentimiento del 6,3. Los mercados emergentes preocupan más a los inversores y por fueron más cautelosos con su valoración.