Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El petróleo continúa en niveles de hace siete años tras la ruptura de relaciones entre Arabia Saudí e Irán

El precio del barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, y el de Texas, de referencia en Estados Unidos, continúa situado en torno a los 37 dólares, nivel similar al del año 2009, tras la ruptura de relaciones diplomáticas entre Irán y Arabia Saudí, ambos importantes productores de crudo, y los malos datos manufactureros obtenidos en China.
En concreto, el barril de referencia en el Viejo Continente abrió la sesión situado en 37,85 dólares, aunque ha llegado a alcanzar los 38,5 dólares. Sin embargo, tras conocerse la contracción de la actividad del sector manufacturero en China, perdía esa cota y a las 13.40 horas se situaba en 37,85 dólares.
El barril Brent acabó el año llegando a caer a 36,10 dólares, mínimo que no alcanzaba desde diciembre de 2008. En los últimos doce meses, el precio de este barril acumula una depreciación del 28%.
Por su parte, el precio del barril Texas continúa cotizando casi en paridad con el Brent, al abrir la sesión en 37,6 dólares y al situarse a las 13.40 horas en 37,33 dólares, un mínimo que no alcanzaba desde febrero de 2009.
El barril de referencia en Estados Unidos finalizó 2015 cayendo a 36,22 dólares, mientras que en los últimos doce meses acumula una caída del 25%.
La cotización del petróleo continúa en una tendencia bajista en el comienzo del año, marcado por la ruptura de relaciones entre Arabia Saudí, principal productor de petróleo mundial, e Irán, además de las dudas sobre la evolución de la economía del gigante asiático.
La ruptura de relaciones entre Arabia Saudí e Irán se produjo después de que una multitud asaltase e incendiase la Embajada saudí en Teherán en protesta por la ejecución del clérigo disidente chií Nimr al Nimr, en una crisis diplomática que se ha extendido a otros países como Bahréin y Emiratos Árabes Unidos.