Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La correcta nutrición e hidratación y la práctica habitual de ejercicio físico, claves para tener una buena salud

La correcta nutrición e hidratación y la práctica habitual de ejercicio físico son claves para tener una buena salud, según han asegurado diversos expertos reunidos en la 'Jornada sobre Avances en Nutrición, Actividad Física e Hidratación', organizada e impartida por los Miembros de la Academia de Nutrición y Ciencias de la Alimentación (AEN), en colaboración con la Real Academia de Medicina del País Vasco, con motivo del Día Mundial de la Salud.
Este curso, coordinado por el profesor Javier Aranceta Bartrina y que se está celebrando en la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco UPV-EHU, precede a la entrega de los 'Premios Mataix 2014' a las mejores iniciativas y trayectorias profesionales en el campo de la nutrición que la Academia otorga mañana.
"Se ha demostrado que las personas que realizan actividad física se perciben más saludables, con menos estrés y presentan mejor estado anímico que aquellas que no realizan ningún tipo de actividad. La práctica regular de cierta actividad física mejora los niveles de ansiedad y depresión e incide beneficiosamente sobre otras emociones, contribuyendo todo esto al bienestar psicológico de las personas", ha comentado el presidente de la Academia Española de Nutrición y Ciencias de la Alimentación (AEN), Lluís Serra Majem.
Y es que, a su juicio, fomentar un estilo de vida activo y saludable, basado en una dieta variada, moderada y equilibrada, incluyendo unos niveles "adecuados" de hidratación y la práctica regular de actividad física son "fundamentales" para promover el bienestar de la población y evitar el sobrepeso y la obesidad.
"Diversos estudios sugieren que existe una relación causal entre actividad física y reducción de síntomas depresivos como consecuencia del aumento de la liberación de endorfinas. La actividad física mejora la autoestima, permite compartir una actividad con la familia y los amigos y ayuda a conciliar y a mejorar la calidad del sueño. Igualmente se ha observado que la actividad física mejora el control de la tensión arterial, el perfil lipídico, la glucosa en sangre, potencia la masa muscular y aumenta el contenido mineral óseo, con la consiguiente mejora de la salud ósea, muscular y cardiovascular", ha apostillado.
En el caso de los niños, prosigue, la actividad física les ayuda a establecer unos hábitos de vida cardiosaludables y combatir los factores que favorecen el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta.
LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA HIDRATACIÓN
Por su parte, la presidenta de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, Carmen Pérez Rodrigo, ha destacado que, además de la práctica habitual de actividad física, es "imprescindible" una correcta nutrición e hidratación para el bienestar y la salud de los ciudadanos.
Desde hace años la hidratación está tomando una relevancia creciente dentro de la nutrición, tanto para profesionales como para la población en general, lo que ha permitido tomar conciencia de su importancia para la vida diaria, grupos específicos de población y situaciones y condiciones ambientales determinadas. Actualmente, existe una mayor concienciación sobre la importancia de estar correctamente hidratado a lo largo del día, y en especial ante circunstancias o condiciones ambientales determinadas", ha apostillado.
Finalmente, Pérez Rodrigo ha avisado de que la deshidratación también afecta a la toma de decisiones y la función cognitiva, traduciéndose en un descenso de la productividad y aumento del riesgo de accidentes laborales y de otra índole por lo que mantener una correcta hidratación es especialmente relevante cuando se realizan tareas intelectuales o que requieran la atención y estado de alerta de las personas.
"Nuestro organismo no almacena el agua, por lo que la cantidad que perdemos diariamente debe restituirse mediante la ingesta de agua y otros líquidos, y alimentos con un alto contenido en agua, de forma periódica y rutinaria", ha zanjado.