Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Cuando me convertí en madre, me sentí realmente viva", Adele

Adele es la cantante del momento, excusa perfecta para convertirse en la portada de Vogue del mes de marzo, coincidiendo con el arranque de su gira mundial, Adele Live 2016. La británica compartió con la publicación su visión de la maternidad, comentó su pérdida de peso y la llegada a los 25 años, un momento clave que tuvo como consecuencia el actual álbum con el que está rompiendo récords en todo el mundo.

"Angelo me hace sentir muy orgullosa. Cuando me convertí en madre, me sentí realmente viva. Tenía un propósito, donde antes no existía. Lo principal es ser mamá, luego ya, es el trabajo. Creo que necesitaba tomarme el tiempo adecuado para que la gente me echara de menos", decía la intérprete de Hello.
En cuanto a la significativa pérdida de peso que ha experimentado en los últimos tiempos, la estrella musical de 27 años afirma que entrenó duro para estar en la mejor forma posible para afrontar su inmediata gira mundial. "He perdido un poco de peso. ¡Ahora encajo en lo normal, lejos de la ropa a medida, que era verdaderamente un problema para mí!", subrayaba la de Tottenham.
Asimismo, la pareja de Simon Konecki comentó lo importante que fue para ella alcanzar los 25 años. "Me gusto más que nunca. Me siento cómoda en mi propia piel. Me gusta cómo me veo, me gusta lo que soy, me gusta todo el mundo que me rodea", reveló. Un momento magnífico que hemos podido constatar en la felicidad que derrocha en cada una de sus apariciones públicas y en sus actuaciones.
En la portada Adele luce un vestido de Burberry y joyería de Dior. En el interior, la cantante aparece con un vestido de Gucci y con otro de Alexander McQueen.