Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alfonso Bassave: "No existe el yerno perfecto, todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras"

Estudió derecho por tradición familiar pero pronto se dio cuenta de que su futuro era dedicarse a la interpretación. Ahora, tras éxitos como "Hispania" o "Gran Hotel", Alfonso Bassave despunta en televisión con "Amar es para siempre" compartiendo secuencias con su hermano materno Manuel Baqueiro.
El actor se ha convertido en el yerno perfecto para las madres españolas por su interpretación de Diego en "Amar es para siempre". Gran amante de los viajes, le encanta estar rodeado de naturaleza. Habla inglés, italiano y francés y no descarta la posibilidad de cruzar el charco, aunque en estos momentos se encuentra inmerso en sus proyectos en España.
Después de tantos años en antena y con tantos seguidores, ¿Cuál crees que es el secreto del éxito de esta serie?
Bueno creo que el trabajo bien hecho, Diagonal trabaja muy bien y reúne buenos equipos. Además esta serie en concreto interesa mucho porque está ambientada en una época que gran parte de la población ha vivido, es la Guerra y la Posguerra, y se sienten identificados.
¿Has notado tu repercusión entre las mujeres mayores de 50 años?
No demasiado, porque no suelen reconocerme. No hago mucha vida social y mi look cambia mucho cuando salgo de la serie. En la serie voy repeinado y bien vestido, y en mi vida diaria voy despeinado y con el pendiente. Cuando me reconocen si que se nota que mi personaje gusta mucho a las señoras mayores porque es el yerno perfecto, responsable, trabajador y buena persona. Les sorprende verme tan joven.
¿Eres el yerno perfecto?
Bueno a Diego le han ido dando por todos lados y si que es verdad que deja de ser un poco el yerno perfecto y comienza a explorar su lado oscuro. Nadie es el yerno perfecto, todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras, y es ahí cuando se aprende que a veces te tienes que perder para poder encontrarte.
Te hemos podido ver en dos grandes éxitos en televisión ultimamente "Hispania" y "Amar es para siempre", con personajes completamente distintos, ¿En cuál de los dos trabajos te has sentido más a gusto?
Son muy diferentes, no sería capaz de elegir, con los dos me he sentido a gusto. "Hispania" fue un regalazo en todos los niveles. Las dos son series de época y a mi eso me divierte mucho porque de punto de partida ya te pones un disfraz y puedes probar en otros mundos y ambientes. "Hispania" fue muy divertido por el tema de los caballos, las luchas, la naturaleza, estar rodeado de árboles y ver su evolución. Y "Amar" es más tranquilo en el sentido físico, no hay luchas ni frío, pero tiene otro reto que es la dureza y rapidez de tener que estudiar mucho y resolver muchas secuencias al día, lo que te da un buen entrenamiento, es puro "acting", es decir, resuelve y eso como actor es muy interesante.
¿Qué compartes con esos personajes?
Es que en el fondo los dos son muy parecidos, con todas las diferencias circunstanciales de época y cultura, son un poco el arquetipo de héroe los dos. Los dos son buenas personas, son de una clase social acomodada, en uno soy el jefe del poblado y en otro un empresario acomodado. Y los dos, a pesar de sus diferencias tienen ese punto de partida de héroe. Tanto Darío como Diego tienen que bucear en su propia oscuridad, que es lo que realmente me interesa porque ni los personajes ni las personas somos blanco o negro, ni buenos ni malos, somos un montón de colores y de contradicciones.
¿Qué proyectos de futuro tienes?
Ahora con "Amar" no puedo compatibilizar con otras cosas, me están proponiendo cosas de teatro y tele pero no puedo. Un personaje pequeño en una película puedo hacerlo, pero poco mas. Estoy moviendo la energía para moverme fuera, estoy con un representante en Inglaterra, quiero irme un tiempo a California, voy moviendo ficha pero de momento no puedo dar ningún paso porque estoy en lo que estoy.
¿Quieres cruzar el charco y probar suerte en otros países?
Por un lado si me apetece, porque si soy actor es por el buen cine americano, y claro que me gustaría, quiero hacer cine tanto en España como en cualquier lugar que haya buenas historias. Y por suerte o por desgracia las buenas historias están, sobre todo, en Estados Unidos, y allí claro que me gustaría pero también es verdad que me falta ambición como para irme allí a cumplir el sueño americano y ponerme a servir copas con otros tres millones de actores al lado. Entonces no es una obsesión que tengo, quiero ir moviendo esa ficha y que las cosas se vayan dando. A mi me gusta mucho mi vida aquí, mi familia y mis amigos, pero bueno si abrir mercados porque ahora mismo todo el mundo está más globalizado y hay mas coproducciones, yo hablo inglés, italiano y francés. Entonces ahora que el mercado español está tan flojito, está bien abrirse a nuevas oportunidades.
Hablas muchos idiomas...
Bueno, hablo bien inglés y bastante bien italiano, y francés lo hablaba muy bien pero se me ha olvidado mucho. Tengo buen oído, estudie mucho ingles y francés y bueno tengo mucha suerte de haber aprendido. Mis padres me obligaban a aprender idiomas, y todos los veranos me iba de viaje a Inglaterra o Estados Unidos, además de tener clases particulares de francés en casa. Bueno no sé si es porque me gustan mucho los idiomas o no porque en su día me daba mucha pereza, pero bueno si que fue un regalo que me hicieron mis padres y que me ha servido para mucho la verdad porque hoy en día es una herramienta.
¿Te gusta viajar?
Si, ahora llevo un tiempo que los viajes que más me apetecen son los de naturaleza. Soy muy de mar, campo y naturaleza, ahora los que suelo buscar es más de mochila montaña y mar, pero que tengan que ver con la naturaleza. Ahora no me apetece nada irme a París a ver museos ya he ido y los conozco, ahora me apetece irme a un parque natural a no sé donde.
¿Te preocupas mucho por tu aspecto?
Si y no, por ejemplo en "Hispania" teníamos que ir al gimnasio porque nos querían fuerte, entonces estaba integrado en parte del trabajo, depende del personaje. La productora de Hispania nos puso un entrenador personal, pero a mi me cuesta mucho ir al gimnasio me da mucha pereza, si que es verdad que me gusta estar bien y cuando voy al gimnasio me veo mucho mejor, pero no estoy obsesionado con eso. Ahora llevo muchos meses sin ir y he perdido forma, pero bueno intento no obsesionarme mucho con eso.
¿Cómo es que tu y tu hermano Manu habéis salido actores los dos?
Los dos hemos visto mucho cine de pequeños, y supongo que los dos a lo mejor por las circunstancias familiares que hemos tenido, vimos en la interpretación como una forma de explorar sobre nosotros mismos y de expresión de quienes somos. Pero no se muy bien por que nos dio a los dos por ahí. Yo fui primero en dedicarme la verdad, y luego mi hermano. También hemos estudiado los dos derecho, somos malísimos abogados. Luego al cabo de los años nos quisimos dedicar a esto, pero mi hermano y yo somos dos actores muy diferentes, él es mas juerguista y más payaso siempre le ha gustado imitar, desde pequeño ya imitaba a todos los políticos del panorama, lo mío pasa por otro lado. No sé, casualidades de la vida.
Ahora en la misma serie, ¿Hay "piques" entre vosotros?
No, confieso que es verdad que cuando mi hermano dijo que quería ser actor me desconcertó un poco porque era un espacio que yo había conquistado sobre todo en mi familia. Encima a los dos meses de decirlo ya tenía un papel en una serie y yo entonces estaba en paro. Necesité un tiempo para colocar aquello, pero bueno luego cada uno tiene su camino y nos queremos mucho, somos muy diferentes y como actores no competimos para los mismos personajes. Físicamente también somos muy diferentes, y la verdad que muy bien. Cero competitividad, todo lo contrario nos ayudamos mucho en las pruebas, y ahora en la serie también nos reímos mucho.