Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andrea Pascual desmiente los rumores de embarazo

Andrea Pascual se convertía oficialmente el pasado 27 de febrero en un nuevo miembro de la familia de Felipe VI, al contraer matrimonio con el primo hermano del Rey, Beltrán Gómez-Acebo, divorciado de Laura Ponte y cuarto hijo de la Infanta Pilar. La experta en comunicación ha aprovechado su tiempo libre para visitar numerosos inmuebles; y es que el matrimonio estaría pensando buscar un nuevo nidito de amor tras su enlace.
La abogada, con uno de sus habituales looks modernos e informales eligió unos rapped jeans, botines negros de charol que combinó con un abrigo de piel blanco y un clutch de la firma Yve Saint Laurent.
Una vez más Pascual fue preguntada por los insistentes rumores de embarazo que sobrevuelan sobre ella dada la premura de su boda. La joven negó nuevamente que esté embarazada. Sin embargo su radiante y pícara sonrisa parecían indicar todo lo contrario, al igual que la forma de acariciarse suavemente la tripa.
A continuación Andrea aprovechó para comprar algunos productos de belleza en una perfumería antes de dirigirse a un inmueble donde la aguadaban varias personas. Junto a ellos visitaría diferentes pisos del centro de la capital. Y es que Andrea Pascual y Beltrán Gómez Acebo estarían pensando cambiarse de residencia próximamente.
Como recordaremos el hijo la Infanta Pilar, dedicado a los negocios inmobiliarios de alto standing, como la venta de los pisos del mejor edificio de la Plaza de la Independencia en Madrid o la comercialización de la urbanización Valdecañas, en Extremadura, vivía hasta ahora cómodamente instalado en la casa de su madre en Puerta de Hierro, la zona más elegante de Madrid, sin prisa alguna por dejar su confortable estatus de soltero de oro.
Tras su boda, se trasladó al piso de esposa en pleno barrio de Salamanca para empezar una nueva vida. Sin embargo Beltrán y Andrea buscan un nuevo nidito de amor, quizá más cómodo y sobre todo más amplio para albergar la llegada de nuevos miembros a la familia en un futuro, quizá cercano.