Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andreu Farràs recorre la discreta pero firme influencia de los Güell en un ensayo

Viaja a través de cinco generaciones de esta familia con sus "luces y sombras"
El escritor y periodista Andreu Farràs recorre la trayectoria e influencia durante dos siglos de la saga familiar de los Güell, procedente de Torredembarra (Tarragona), en el ensayo 'Els Güell' (Edicions 62), que pone sobre la mesa cómo la familia ha mantenido su "preocupación por estar en una segunda fila con cierta discreción pero cierta firmeza".
En rueda de prensa este miércoles en el Palau Güell, Farràs ha resumido que los miembros de esta saga han sido siempre "conscientes de su apellido y su marca", que representa a una ingente cantidad de dinero y patrimonio dedicado al mecenazgo y a la filantropía.
Ha destacado que los Güell fueron las primeras personas que confiaron en la genialidad de Antoni Gaudí y que invirtieron en éste, pero ha recordado que es una de las familias más influyentes de los últimos dos siglos a nivel político y económico.
El ensayo, lleno de situaciones reales pero sin recreación por parte del autor, incluye cinco generaciones, poniendo sobre la mesa que sus miembros se han mantenido en los momentos más decisivos de la historia de Catalunya.
"Siempre han estado allí influyendo y teniendo un papel importante y destacado", ha explicado el autor, mencionando su presencia en la constitución de las Bases de Manresa, el Memorial de Greuges, el Estatut de Sau, los Pactos de la Moncloa y el Círculo Ecuestre, entre muchos otros.
BURGUESÍA de "HACER LAS AMÉRICAS"
Esta trayectoria es ejemplar de una burguesía catalana que obtiene sus primeros capitales de "hacer las Américas" y que acumula y mantiene estos capitales a través de relaciones de matrimonio que sirven después para activar la revolución industrial.
"Los Güell son defensores de los intereses de sus propiedades, de los intereses de su clase --la burguesía-- y también defensores de los intereses de Catalunya", ha dicho Farràs, para el que se pone de relieve que las dificultades de encaje de Catalunya en España vienen de muy lejos y no están vinculadas a la ascendencia del Tribunal Constitucional (TC) o del gobierno de turno.
En el ensayo, la saga arranca con el "patriarca de la dinastía" Joan Güell Ferrer, hijo de Josep Güell --éste se arruinó primero en Santo Domingo--, hasta llegar al político y empresario Carles Güell de Sentmenat, pasando por el esclavista Antonio López López, primer Marqués de Comillas, entre otros.
Este repaso a la saga también incide en el mecenas de Antoni Gaudí, Eusebi Güell Bacigalupi, y en Juan Antonio Güell López, el último alcalde de Barcelona de la dinastía alfonsina, así como Eusebio Güell López, uno de los primeros occidentales en entrar en la tumba de Tutankamon.
Tras visitar la Colònia Güell y encontrar un buen guía, el autor se lanzó a recabar información sobre esta familia hasta llegar a contactar con la rama Güell de Sentmenat y conseguir material inédito reproducido en el libro: "No se conocía suficiente de esta familia".
Realizado con la colaboración de los representantes actuales de la familia, el libro incluye material inédito: unas conversaciones --recogidas en 150 folios mecanografiados-- entre Joan Antoni Güell López y su contable José María Ramón del Valle, donde se aprecia que no era muy generoso con éste.
Esta saga es un ejemplo de las "luces y sombras de la grandeza y pequeñas miserias de la gran burguesía" de los siglos IX, XX y XXI, y de las propias contradicciones de esta clase y divisiones de opinión.
Actualmente, los Güell son una saga extensísima --especialmente a partir de Eusebi Güell, quien tuvo diez hijos-- con patrimonio inmobiliario y agrícola y con una división geográfica entre Catalunya y Madrid que puede entenderse también como una división ideológica, ha sugerido, entre los Güell Churruca y los Güell de Sentmenat.
Después de dos siglos la familia se encuentra muy dispersa, con historiadores, músicos y restauradores en su seno, entre otras profesiones: "Ya no son influyentes. Creo que en la actualidad no hay ningún representante ni heredero de este linaje que se pueda decir que esté tomando el relevo de la burguesía que se ha interesado por la emprendeduría y el mecenazgo".